Latinoamérica Hoy

Indígenas confirman esclavitud sexual durante el conflicto armado en Guatemala

EFE – Un grupo de indígenas de la etnia maya Q’eqchí’ concluyó hoy sus testimonios ante la justicia de Guatemala y coincidieron en que fueron violadas y utilizadas como esclavas sexuales por el Ejército durante el conflicto armado (1960-1996).

A excepción de las primeras dos indígenas que dieron su declaración bajo la figura de “prueba anticipada” el pasado lunes, al resto no se le identificó porque el juez Miguel Ángel Gálvez, titular del Juzgado B de Mayor Riesgo, a petición de la Fiscalía, dejó en reserva sus nombres por temor a represalias.

Las víctimas coincidieron en sus testimonios que el método utilizado por los militares era, primero, capturar y desaparecer a sus esposos, para luego violarlas y utilizarlas como esclavas sexuales.

El 25 de agosto de 1982 aseguró hoy una de las mujeres, su esposo Ediberto Choc, con quien tuvo 8 hijos, fue capturado por soldados en la comunidad La Esperanza, del municipio de Panzos, en el departamento norteño de Alta Verapaz.

“Se lo llevaron a un destacamento militar y desde entonces no lo volví a ver. Creo y pienso que los animales se comieron sus restos”, dijo ante el juez la indígena y agregó que ese mismo día la violaron los primeros tres soldados dentro de su casa.

“Me decían que me dejara porque eran la autoridad. Me ponían un arma en el pecho. Terminé con hemorragia, fue muy doloroso”, relató a través de una intérprete.

Según esta mujer, luego fue obligada a presentarse ante un destacamento en la comunidad de Sepur Zarco, para cocinar y lavar la ropa de la tropa.

Durante los seis meses que estuvo en ese lugar, sostuvo entre llantos, “fueron incontables los soldados” que abusaron de ella.

Explicó que durante las constantes violaciones los mismos soldados la inyectaban para que no quedara embarazada.

También narró que los militares obligaron a las mujeres a orar todos los domingos dentro del destacamento si no querían ser asesinadas.

“Nos decían que teníamos que convertirnos en evangélicos”, sostuvo y recordó que en esa época gobernaba el general golpista José Efraín Ríos Montt.

Otra de las víctimas que rindió hoy su testimonio afirmó que estuvo durante tres meses en la comunidad de Sepur Zarco, donde la “violaban”.

Un soldado, al que identificó como Raúl Cuc, la violaba cada dos días, afirmó.

“Me decía que no tenía esposo. Me agarraba a la fuerza y me acostaba” dijo llorando esta víctima, que se quedó viuda y con cuatro hijos también en 1982.

“Aquí estoy delante de la ley diciendo todo lo que sufrí. Hasta ahora estoy diciendo lo que me pasó”, manifestó.

Durante la audiencia, el juez Gálvez explicó que los testimonios rendidos como “prueba anticipada” por las víctimas, cuyas edades van desde los 56 a más de 70 años, servirán para que el Ministerio Público (Fiscalía) realice las investigaciones para que se pueda descubrir la verdad de estos hechos.

Según Ana Lucía Morán, de la organización de Mujeres Transformando el Mundo, que apoya legalmente a las 15 mujeres víctimas de violación sexual, con los nombres que han relucido durante los testimonios, la Fiscalía tendrá que pedir su captura.

Esta es la primera vez en Guatemala que la justicia escucha testimonios de mujeres que fueron violadas y usadas como esclavas sexuales por el ejército durante el conflicto armado, que acabó en 1996 y que dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

Foto: Un grupo de cuatro mujeres indígenas de la etnia q’qchis asisten a un alto tribunal en Ciudad de Guatemala donde fueron escuchadas como víctimas de esclavitud sexual durante el conflicto armado (1960-1996). EFE

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »