Latinoamérica Hoy

Indígenas guatemaltecos piden justicia a la CorteIDH por las masacres en sus pueblos

EFE – Indígenas guatemaltecos pidieron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) que se haga justicia y condene al Estado por una serie de masacres en las que, según su demanda, el Ejército asesinó a medio millar de personas entre 1980 y 1982 y fue destruido el pueblo maya de Río Negro.

Carlos Chen, uno de los sobrevivientes de Río Negro y declarante ante la CorteIDH, que tiene su sede en Costa Rica, comentó a Efe que acudió al tribunal “porque en Guatemala no hay justicia” y para pedir “que se capture a los responsables”.

“Río Negro sufrió cinco masacres de 1980 a 1982. Río Negro quedó desaparecido durante el conflicto armado porque todos los que sobrevivimos tuvimos que salir a la montaña a defender nuestra vida”, afirmó Chen.

El indígena dijo que no fue hasta 1993 que los sobrevivientes pudieron regresar a su pueblo para exhumar los restos de sus “hermanos y buscar justicia” pero, dijo, “hasta la fecha no se ha logrado”.

“Pedimos que Guatemala sea condenado por todas las violaciones contra la comunidad indígena de Río Negro. Mataron niños y mujeres inocentes, queremos que el Estado se responsabilice por las atrocidades cometidas”, expresó Chen.

La audiencia en la CorteIDH comenzó ayer con los testimonios de las víctimas Carlos Chen y Jesús Tecú, que relataron cómo era su pueblo y cómo fue destruido, y concluirá mañana con los alegatos finales de los representantes de las víctimas y del Estado guatemalteco.

La demanda indicó que Río Negro fue destruido durante una serie de cinco masacres perpetradas por el Ejército y miembros de las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC) y que hasta la fecha el Estado no ha investigado esos hechos, castigado a los culpables, identificado a las víctimas ni ha hallado a muchos desaparecidos.

La acusación señala, además, que más de 500 personas fueron asesinadas, muchas desaparecieron, hubo violaciones sexuales y mujeres y niños fueron sometidos a esclavitud por miembros de las PAC, mientras que los supervivientes fueron desplazados.

La demanda afirmó también que las masacres se ejecutaron dentro de una política de “tierra arrasada” dirigida por el Estado guatemalteco contra el pueblo maya, el cual era calificado para la época como “enemigo interno” en un contexto de discriminación y racismo.

El abogado Edgar Pérez, que se dedica a defender víctimas del conflicto armado guatemalteco, declaró a Efe que hasta ayer solo se han logrado dos condenas por una de las cinco matanzas, pero ninguna contra altos mandos ni autores intelectuales.

Pérez aseguró que esas condenas corresponden a patrulleros de las PAC, a quienes calificó como “campesinos reclutados forzosamente por el Ejercito y formados para que se convirtieran en asesinos de sus propios hermanos”.

El abogado comentó que con las masacres hubo también un daño grave a la cultura, la cosmovisión y la espiritualidad del pueblo maya, pues se destruyeron sus sitios ceremoniales y perdieron sus tierras.

“Buscamos que la Corte condene al Estado y le ordene que realice una investigación seria y profunda que no esté destinada al fracaso y que busque la verdad para que se reivindique la memoria histórica de este pueblo étnico guatemalteco”, expresó.

El conflicto armado en Guatemala, que inicio en 1960 y acabó en 1996 con la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y la entonces guerrilla, dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

El Estado guatemalteco, que aún no se ha referido a este caso, expondrá hoy sus alegatos finales.

Foto: Un grupo de indígenas guatemaltecos realiza un ritual maya en San José (Costa Rica), para pedir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que condene al Estado por una serie de masacres entre 1980 y 1982. EFE

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »