Editorial

Inmigración: Diferencias entre Obama y Romney. Por Jorge Ramos

Para los inmigrantes, el Presidente Barack Obama y Mitt Romney no son iguales. Hay muchas diferencias en sus políticas migratorias. Y la vida de los 11 millones de indocumentados en Estados Unidos depende, en gran medida, de quien sea elegido presidente el próximo 6 de noviembre.

Como el voto de los latinos será crucial en estas elecciones, y este es un tema muy delicado, para marcar las diferencias entre ambos candidatos me estoy basando exclusivamente en lo que ellos dijeron durante los encuentros que tuvieron con Univision en septiembre.

Así delineó Obama sus diferencias migratorias con Romney: “El candidato (Obama) sentado aquí contigo hoy está comprometido con una reforma migratoria comprensiva, está comprometido con el Dream Act, ha tomado decisiones administrativas para prevenir que gente joven sea deportada. Y esto contrasta con el otro candidato quien ha dicho que vetará el Dream Act, que no está claro sobre qué tipo de reforma migratoria haría, que considera que la ley de Arizona es un modelo para la nación y que ha sugerido que la principal solución para la inmigración es la auto-deportación”.

Romney, por su parte, marcó sus diferencias así con Obama: “Creo que una de las razones por las que el candidato Obama obtuvo tanto apoyo de la comunidad hispana en la última elección es porque dijo que en su primer año una de sus más altas prioridades sería arreglar el sistema migratorio. Pero él ni siquiera presentó una propuesta de ley”.

Sobre Arizona, dijo: “La razón por la que hay una ley en Arizona es porque el gobierno federal y, específicamente, el presidente Obama no resolvieron el problema migratorio cuando tomó posesión. Así que los estados están haciendo lo mejor posible uno por uno”.

¿Qué proponen para los 11 millones de indocumentados?

Obama: “Lo que es importante es el hecho de que nunca he dejado de apoyar una reforma migratoria comprensiva”. Además, el presidente con la llamada “acción diferida” evitará potencialmente la deportación de 1,4 millones de estudiantes indocumentados y les dará permisos de trabajo.

Romney: “Para los que ya están aquí y están indocumentados, que fueron traídos por sus padres y que son inmigrantes ilegales en este país, mi visión es que debemos encontrar una solución permanente”.

Sobre el Dream Act, el presidente Obama lo apoya totalmente y el candidato Romney sólo para aquellos que se inscriban a las fuerzas armadas.

Romney ha dicho que, como presidente, vetaría el Dream Act para estudiantes. Sin embargo, en el encuentro con Univision, Romney mostró interés por una propuesta del Dream Act del senador Marco Rubio (que aún no ha sido presentada al pleno del Senado). Romney dijo al diario The Denver Post que no cancelaría el programa de “acción diferida” para estudiantes indocumentados que ya lo obtuvieron. Pero su campaña aclaró que Romney no lo renovaría si llegara a la presidencia, según reportó The New York Times.

Al final, es preciso decir esto. La reforma migratoria, el Dream Act y los 11 millones de indocumentados han estado en los últimos años en el centro de una batalla política en que no ha habido ganadores. Ni los habrá.

Ni Barack Obama ni Mitt Romney solos podrán cambiar el fallido e injusto sistema migratorio de Estados Unidos. Obama necesitará el apoyo de los Republicanos y Romney de los Demócratas – y eso es lo más difícil.

Los dos candidatos tienen visiones muy distintas de cómo resolver el problema migratorio. Pero lo irónico es que los más afectados por el resultado de la próxima elección serán los únicos que no podrán votar: los indocumentados.

Por: Jorge Ramos

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »