La nación

Iowa bendice a Ted Cruz, frente a Trump, y Clinton gana a Sanders

2 de febrero de 2016 – Agencias.

Demostró que aguanta los golpes del hombre de negocios Donald Trump, y además puede ganar. El senador de Texas Ted Cruz se hizo ayer el “caucus” de Iowa en el primer gran examen en la carrera para elegir candidato a las elecciones presidenciales. De esta forma, pudo la estrategia y organización de campaña contra el sensacionalismo del hombre de negocios de Nueva York.

Con una amplia sonrisa, Cruz se dirigió ayer a sus votantes después de conocerse el resultado. “Que la gloria esté con Dios”, empezó su discurso. “La victoria de esta noche es para los conservadores valientes. El nominado republicano y el próximo presidente de Estados Unidos no será elegido por los medios de comunicación. No será elegido por el “establishment”. No será elegido por los grupos de presión. Pero, sí elegido por la fuerza más importante, será elegido por nosotros el pueblo”, parafraseó el principio de la Constitución de Estados Unidos entre los gritos de victoria de sus seguidores.

Ted Cruz abraza a su mujer Heidi, tras ganar en Iowa. Reuters.

Ted Cruz abraza a su mujer Heidi, tras ganar en Iowa. Reuters.

Según los resultados, Ted Cruz acaparó el 28 por ciento de los votos, Donald Trump el 24 y el senador de Florida Marco Rubio el 23. De esta forma, el favorito del “Tea Party” recogió los frutos de haber construido una gran operación en un estado, donde convencieron sus credenciales conservadoras, sobre todo entre los cristianos evangélicos.

Su victoria fue un golpe duro para Trump, que comenzó su discurso diciendo que “amo a la gente de Iowa”, en clara referencia a un comentario anterior sobre que los vecinos de este estado son “tontos”. Todavía así, el hombre de negocios tuvo pocas palabras después de haber quedado segundo en la carrera, un gran pinchazo para su campaña. Sin embargo, sí tuvo ganas para gastar una de sus bromas: “Voy a comprar una granja aquí”, indicó con su familia en el escenario.

En cambio, el que salió reforzado fue el senador de Florida Marco Rubio. Su tercer puesto le supo a victoria. Sabe que hará encenderse los radares al “establishment” del Partido Republicanos. Los próximos días seguirán de cerca la carrera después de que su gran candidato el ex gobernador de Florida Jeb Bush obtuviese ayer sólo el 3 por ciento de los votos. En parte debido a que ha decidido no llevar a cabo ninguna estrategia en Iowa. Tampoco en New Hampshire. Por ello, de momento, hay un nuevo tablero en la gran partida de la agrupación republicana: Ted Cruz va por delante. Donald Trump es el gran perdedor, el cual empieza a desinflarse. Mientras, Rubio es también ganador, al ser el nuevo gran político del “establishment”.

Hillary Clinton se declara vencedora del ‘caucus’ demócrata

La campaña de Hillary Clinton ha proclamado la victoria de la exsecretaria de Estado en los ‘caucus’ del Partido Demócrata, después de un reñido recuento en el que la teórica favorita no ha logrado despegarse del senador Bernie Sanders. Clinton ha logrado el 49,9 por ciento de los apoyos, sólo cuatro décimas por encima de Sanders. El tercer aspirante en liza, Martin O’Malley, ha logrado menos del 1 por ciento y ha anunciado su retirada de la carrera demócrata hacia la Casa Blanca. “Hillary Clinton ha ganado el ‘caucus’ de Iowa”, ha confirmado su equipo, en un comunicado en el que ha subrayado que “no hay incertidumbre” en relación a los resultados. En este sentido, ha destacado que la exsecretaria de Estado “ha ganado claramente” la mayoría de los delegados para la convención nacional. Se trataba de elegir entre Bernie y Hillary. La revolución del senador de Vermont contra el estilo “soluciona problemas” de la ex jefa de la Diplomacia. Antes de que se anunciasen los resultados definitivos, el proceso de escrutación le supo muy amargo a los votantes de Hillary Clinton.

A medianoche nadie se atrevió a clamar victoria debido a que los resultados estaban muy apretados. 50-50, se vio en las cadenas de televisión de los medios de comunicación de Estados Unidos. La estructura de campaña de Hillary Clinton no pudo contra el entusiasmo de los votantes del declarado senador socialista de Vermont Bernie Sanders, el cual se pasó gran parte de la noche dando vueltas en la habitación de su hotel de Iowa, rodeado de su familia y sus ayudantes. Estaba nervioso. Sí. Pero, mucho más los de Hillary Clinton, que empezaron a recordar la inesperada victoria del actual presidente de Estados Unidos Barack Obama en 2008. El empuje que ganó en Iowa fue determinante para quitarle la nominación del Partido Demócrata a Hillary Clinton entonces.

Hacia la media noche, sin que nadie se atreviese a clamar victoria, Bernie Sanders decidió aparecer ante sus votantes. Curiosamente, sus palabras se parecieron a las del candidato republicano Ted Cruz, que también es un político “antiestablishment”. Pero, se sitúa al otro lado de Sanders: “Hoy los votantes han mandado un mensaje al “establishment”. Han mandado un mensaje a los medios de comunicación. Es muy tarde para las políticas del “establishment”, indicó Sanders ante sus votantes, a los que electrizó diciendo que no quería más políticos multimillonarios.

Al mismo tiempo, Hillary Clinton también se dirigió a sus simpartizantes con Bill y Chelsea Clinton detrás de ella en el escenario. La ex jefa de la Diplomacia se dedicó a repasar todo lo que puede hacer para hacer Washington funcionar. “Es raro que tengamos la oportunidad de ahora de tener un concurso real de ideas. Para pensar sobre lo que defiende el Partido Demócrata y lo que quiere para el futuro de nuestro país”, indicó la jefa de la Diplomacia, que sabía que incluso una victoria ajustada sobre Sanders representaba un fracaso para ella.

Si en las elecciones de 2008 la clave estuvo en qué candidato podía inspirar a los votantes, este año parece que se trata del tono de los políticos. ¿Quién es capaz de llegar más al votante que está frustrado con Washington? Ayer gran parte de los demócratas que fueron a los “caucus” reconocieron que quieren alguien en la Casa Blanca que dé continuidad a las políticas de Barack Obama. Sin duda, es Hillary Clinton, ex jefa de la Diplomacia del presidente demócrata. En cambio, tropezó con que los jóvenes se fían más de Sanders que de ella. Sin duda, Hillary Clinton tiene las credenciales. Tiene la experiencia, Sabe cómo trabajar en Washington. Conoce los mecanismos del Congreso. Pero, ya no puede ocultar que tiene lo que se llamará en los próximos meses “un problema de confianza”.

El senador por Texas Ted Cruz se impuso por 4 puntos porcentuales al magnate Donald Trump en la contienda republicana cuando se completaron más del 99 % de los recintos electorales escrutados en los caucus de Iowa.

Según proyecciones de la cadena CNN y The Washington Post, el senador favorito de los votantes evangélicos, de origen cubano, registró el 28 % de los recintos electorales, frente a un 24 % de Trump, su principal rival, en los caucus de Iowa, que abren la etapa de elecciones primarias de EEUU.

En tercer lugar se situó el senador por Florida, Marco Rubio, también de origen cubano, con un 23 %, quien ha logrado ganar respaldo según ha ido avanzando el escrutinio.

A continuación, aunque ya mucho más lejos, se encuentra el neurocirujano Ben Carson con un 9 % y el senador por Kentucky Rand Paul, con un 4,5 %.

Tanto Cruz como Trump aparecían prácticamente empatados en las encuestas previas en el bando republicano, por lo que los resultados son un triunfo para los dos senadores y una decepción para el magnate inmobiliario, quien se había mostrado convencido de su victoria en Iowa.

Por su parte, la contienda demócrata mostraba una reñida lucha entre la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, cuya ventaja se había estrechado a apenas 1 punto porcentual frente al senador por Vermont Bernie Sanders cuando se llevan un 85 % de los recintos electorales escrutados en los caucus del pequeño estado del medio oeste.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »