Latinoamérica Hoy

Juez guatemalteco deja en libertad a un militar condenado por el asesinato de un obispo

Un tribunal de Guatemala concedió la “libertad anticipada” al coronel retirado Byron Lima Estrada, condenado en 2001 a 20 años de prisión por el asesinato, en abril de 1998, del obispo auxiliar de Guatemala Juan Gerardi.

La resolución del juez Javier Sotomora Chacón, titular de Tribunal de Ejecución Penal, indicó que Lima Estrada “deberá recobrar su libertad de inmediato”.

El juez accedió así a una petición de “libertad anticipada” por “buen comportamiento” y cumplimiento de “más de la mitad de la pena” presentada en junio pasado por la defensa de Lima Estrada.

El coronel retirado, de 77 años, se encuentra desde febrero de 2008 internado bajo vigilancia policial en el Centro Médico Militar por padecer quebrantos de salud.

En marzo pasado, el mismo tribunal, que estaba entonces a cargo de la jueza María Antonieta Morales, había concedido la libertad anticipada al militar retirado, pero la medida fue suspendida por una Sala de Apelaciones que invalidó el fallo.
Lima Estrada y su hijo, Byron Lima Oliva, un capitán retirado del Ejército de Guatemala, fueron arrestados el 22 de enero de 2000 por el asesinato el 26 de abril de 1998 del obispo auxiliar de Guatemala Juan Gerardi.

En 2001 fueron condenados a 20 años de prisión como coautores del crimen y después de un largo proceso judicial, la sentencia quedó firme en marzo de 2005.

El abril pasado, le fue negada a Lima Oliva su libertad anticipada por no cumplir con los requisitos que manda la Ley de Redención de Penas.

Al sacerdote Mario Orantes, quien también fue condenado a 20 años de cárcel por complicidad en el crimen de Gerardi, también le fue denegada la petición presentada en agosto del año pasado por no haber demostrado la realización de trabajos sociales dentro de la cárcel.

Otro militar implicado en el hecho, Obdulio Villanueva, fue asesinado y decapitado el 12 de febrero de 2003 durante un motín que tuvo lugar en la prisión en la que estaba recluido.

Gerardi, obispo auxiliar de Guatemala, fue asesinado a golpes dos días después de haber hecho público su informe de Recuperación de la Memoria del Silencio: Guatemala Nunca Más (Remhi), en el que documentó más de 54.000 violaciones a los derechos humanos durante la guerra interna guatemalteca (1960-1996).

El asesinato del obispo ha sido considerado como una venganza de parte de un grupo radical de las Fuerzas Armadas, debido a que en el Remhi se atribuyó la autoría de la mayoría de los hechos, incluidas matanzas de civiles, al Ejército.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »