La nación

La explosión que ha dejado 29 heridos en Nueva York, un «acto de terrorismo»

18 de septiembre de 2016 – Nueva York – Agencias.

Nueva York vivió en las últimas horas escenas de nerviosismo por una explosión que causó 29 heridos, poco antes de que la ciudad se enfrente al desafío de seguridad que representa la presencia de casi un centenar de gobernantes.

El artefacto, de gran potencia, estalló en el barrio de Chelsea, en una zona de la ciudad muy frecuentada y a una hora en la que los vecinos de Nueva York salen a las calles para disfrutar de la noche del sábado.

Posteriormente, las autoridades localizaron un segundo artefacto a poca distancia del lugar de la explosión y que, según fuentes policiales, era una olla a presión de cuya parte central salía un cableado oscuro.

Las autoridades no han dado detalles sobre el dispositivo utilizado, que estaba colocado dentro o al lado de un contenedor de basura, pero, según el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, se trata de un “acto deliberado” y un “incidente muy grave”.

Efectivos de los servicios de emergencia en el lugar de la explosión.

Efectivos de los servicios de emergencia en el lugar de la explosión.

Un acto de terrorismo

En este sentido, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ha dicho que la explosión fue un “acto de terrorismo” pero las autoridades aún no tienen pruebas que lo vinculen con el terrorismo internacional.

“Todavía no hay evidencias que lo vinculen con el terrorismo internacional, pero una bomba que explota en Nueva York obviamente que es un acto de terrorismo”, dijo Cuomo en rueda de prensa desde el lugar de la explosión.

El gobernador de Nueva York añadió que quienes quiera que hayan sido los responsables de colocar las dos bombas en Manhattan, las autoridades “van a encontrarlos” y serán llevados ante la justicia para responder por lo ocurrido.

“Una alternativa es ponerse a especular o a formular hipótesis, y otra opción es esperar a los hechos y empezar a partir de ahí. No sería razonable que me ponga a especular sobre algo que todavía no conocemos”, añadió el gobernador.

En todo caso, Cuomo advirtió que los neoyorquinos no van a permitir que este tipo de personas y este tipo de amenazas “alteren” sus vidas. “Esto es una democracia, aquí vivimos en libertad, y no les vamos a permitir que nos lo quiten”, insistió.

Cuomo afirmó que en esta ocasión hubo “suerte” porque no ha habido que lamentar víctimas mortales y explicó que las 29 personas que resultaron heridas tras la explosión ya han sido dadas de alta en los hospitales.

Sin riesgo para los heridos

De los 29 heridos, según fuentes oficiales, hay uno grave, pero ninguno de ellos tiene lesiones que pongan en riesgo su vida.

La explosión generó caos en la zona, carreras de la gente y mucha confusión, según el relato de los testigos. Varios vehículos que estaban en el sitio de la explosión resultaron dañados.

Cuatro horas después de que estallara el artefacto, el alcalde de la ciudad acudió al lugar para recabar información y compartir con los periodistas detalles de los hechos.

De Blasio confirmó que, mientras se dirigía a los periodistas, la policía estaba investigando la posibilidad de un segundo artefacto explosivo que no hizo detonación, a unas cuatro manzanas del lugar donde estalló el primero.

El alcalde y las autoridades que lo acompañaban descartaron totalmente la posibilidad de una explosión de gas en Chelsea.

“Creemos que se trata de un acto deliberado”, insistió De Blasio.

El alcalde, sin embargo, indicó también que “no hay evidencias de una conexión terrorista”.

“No hay una amenaza específica contra Nueva York por parte de alguna organización terrorista”, recalcó.

Como todos los años por estas fechas, la ciudad cuenta con especiales medidas de seguridad porque desde este domingo comenzarán a llegar unos 90 gobernantes, así como vicepresidentes, ministros y otros altos funcionarios, para participar en actos de la ONU.

El lunes se celebra una cumbre de refugiados y, al día siguiente, se abre el debate de alto nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas, una serie de actividades que suelen sacar de quicio a los neoyorquinos por el corte de las calles próximas a la ONU, el tráfico colapsado en muchos lugares por los desplazamientos de los mandatarios y las especiales medidas de seguridad.

Preguntado De Blasio si la explosión de esta noche pueda ser una amenaza a estos actos de la ONU, el alcalde respondió sólo: “Es muy pronto para saberlo”.

Ni De Blasio ni los responsables de la policía y de los bomberos dieron información sobre las investigaciones que se llevan a cabo acerca de la posibilidad de un segundo artefacto explosivo que no estalló, ni cómo lo detectaron los agentes.

En la zona había equipos de artificieros de la policía revisando el lugar.

“Se está investigando todavía”, afirmó el jefe de la policía de la ciudad, James O’Neill, quien el sábado completaba el primer día completo en ese puesto, en sustitución de Bill Bratton.

Las autoridades de Nueva York no quisieron aventurar si estos hechos están vinculados con la explosión, el mismo sábado, de un artefacto en la localidad de Seaside Park, en el vecino estado de Nueva Jersey, que no causó víctimas ni daños materiales graves.

Esta bomba estaba dentro de un contenedor de basura y estalló poco antes de que pasara por allí una carrera popular, que al comenzar con retraso evitó el impacto y posibles víctimas.

Ante los periodistas, De Blasio pidió a los neoyorquinos que, teniendo en cuenta estos hechos y las fechas que vienen, colaboren con las autoridades para aportar información sobre la explosión o cualquier otro incidente que pueda surgir.

“Cualquiera que sea la intención (de los autores de esta explosión), los neoyorquinos no serán intimidados”, afirmó De Blasio.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »