Mundo

La fiebre infantil

La fiebre es un mecanismo fisiológico del organismo que indica que el sistema inmunológico está luchando contra una infección o virus.

La temperatura corporal, de la mayoría de bebés y niños,  se encuentra en los 37°C (98,6° Fahrenheit)  que puede verse incrementada en unas décimas por factores como si lleva demasiada ropa al acostarse por la noche, después de comer recientemente o que le estén saliendo los dientes.

Sin embargo, cuando la temperatura supera los 38°C, es necesario que los padres tomen medidas para bajarla.

Es importante que los padres observen el aspecto general del niño y los síntomas que posee para poder determinar lo que tiene. En la mayoría de los casos, la fiebre responde a un proceso viral como la gripe y, casi siempre es benigno; pero, en algunas ocasiones, podría ser causada por otras enfermedades que, de  no ser tratadas adecuadamente, pueden desarrollar una complicación grave.

Algunas enfermedades que tienen como síntoma común la fiebre son:
•    Gripe, principio de neumonía y sarampión y bronquitis (fiebre con tos)
•    Laringitis, amigdalitis, otitis media y escarlatina (fiebre con dolores de garganta o de oído)
•    Apendicitis,  gastroenteritis, meningitis (fiebre con vómitos)
•    Sarampión, rubeola, escarlatina e insolación (fiebre con erupción rojiza)
•    Varicela (fiebre con pústulas cutáneas)
•    Hepatitis (fiebre con coloración amarilla de la piel)

Mientras que los padres identifican la dolencia de su bebé o su hijo y si es necesario acudir o no a un médico,  no resulta conveniente descuidarse con la fiebre. A continuación, se detallan algunos remedios y recomendaciones para bajar la fiebre infantil:

Remedios populares

Remedio para la fiebre infantil 1: Colocar compresas o toallas humedecidas con agua tibia sobre la frente, las muñecas y las pantorrillas.
Remedio para la fiebre infantil 2: Dar al niño o bebé un baño con agua a 2°C por debajo de su temperatura, y dejar que se refresque levemente. El baño no debe ser mayor a 15 minutos.
Remedio para la fiebre infantil 3: Frotar suavemente el cuerpo con una esponja con agua tibia y luego secar al bebé o niño con toquecitos con el fin que pueda conservar humedad.

Recomendaciones
– Verificar la temperatura del niño menor de seis años de edad de forma rectal.  – Verificar la temperatura del niño mayor de seis años de edad en forma oral.
– No abrigar a los niños demasiado.
– No dar friegas con alcohol a los niños con fiebre.
– Evitar la deshidratación del bebé o del niño.
– Evitar suministrar al niño ácido Acetilsalicílico.

Acudir al doctor:
– Si se tiene dudas con respecto a la enfermedad que está provocando la fiebre del bebé  o el niño para poder que reciba el tratamiento más adecuado.
– Si el bebé tiene más de 38°C y tiene menos de tres meses.
– Si el niño presenta convulsiones febriles por más de 15 minutos, o si se repiten con frecuencia.
– Si el bebé o niño presenta dificultad para respirar, está adormilado o excesivamente irritable o si aparecen manchas en la piel que antes no tenía.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »