Mundo

La guerra sucia de kirchner / EL PAPEL DEL GIGANTE ASIÁTICO

¿Se acabará quedando China con lo que pierde Repsol?

La entrada de Sinopec beneficia a la compañía y a Argentina

18 Abril 12 – – Ángel Villarino

PEKÍN- «¿De dónde va a sacar la ‘plata’ el Gobierno argentino para pagar la expropiación de YPF y la explotación de los nuevos yacimientos?». En la prensa de Buenos Aires la pregunta era ayer recurrente. Y también pertinente, ya que el país presenta unos datos aún peores que los de España: un déficit galopante y una prima de riesgo rozando los mil puntos, siendo considerado el cuarto peor destino del mundo para invertir, según CME Market Data.

La respuesta a las dudas de liquidez podría encontrarse en China, una potencia con ahorros y hambre de hidrocarburos, cuyos conglomerados petrolíferos llevan tiempo intentando hincarle el diente al pastel argentino. En 2009 mostraron su interés las empresas de participación estatal CNPC y CNOOC. En fechas más recientes lo ha hecho también Sinopec, uno de los músculos de inversión energética más importantes del gigante asiático y principal socio estratégico de Repsol en Brasil.

La operación podría estar incluso ya en marcha. Según informaba ayer el diario económico «Caixin» (uno de los más fiables de China) citando fuentes anónimas, Sinopec habría consultado a Repsol tras el anuncio de expropiación de Cristina Kirchner, haciendo una oferta de 15 mil millones de dólares para quedarse con la participación mayoritaria en YPF. En el departamento de prensa de Sinopec se negaban ayer a confirmar o desmentir la noticia. «Si hay algo que comunicar, pronto lo haremos saber», dijeron a LA RAZÓN.

Mientras tanto, analistas consultados ayer por este diario en la Academia de Ciencias Sociales de Pekín no descartaban que se produzca la maniobra, aunque aseguraban que los inversores estatales chinos están alerta y andarán con mucho cuidado antes de meter dinero enArgentina, «un país que no está respetando las liberaciones». En principio, la operación agradaría a las autoridades del gigante asiático. «La adquisición de YPF por parte de Sinopec beneficiaría a China, que busca asegurarse el abastecimiento energético de cara a los próximos años; pero también a Argentina, que busca un inversor solvente capaz de invertir en los yacimientos».

El modelo de expropiación descrito por Kirchner deja además la puerta abierta a asociaciones con otras petroleras, así como a financiación exterior. «No es una estatalización, sino una nacionalización, matizó la presidenta. Y en su comparecencia de ayer, el propio Brufau hizo mención a la posible entrada de China, aunque con un cierto escepticismo. «Los chinos, por muy chinos que sean, son muy serios. Y nadie serio entra por la puerta falsa», aseguró.

El vehículo energético chino

De capital público, Sinopec es una de las principales compañías de explotación de hidrocarburos con las que cuenta el Gobierno chino para abastecer las necesidades del país más poblado del mundo. Sus negocios incluyen la exploración de petróleo y gas, refinería y comercialización, producción, transporte, almacenamiento y ventas de productos petroquímicos y derivados. Ha firmado acuerdos de explotación y refinería en todo el mundo, desde Arabia Saudí hasta Brasil, donde adquirió en 2010 un 40% de Repsol Brasil.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »