México

“La izquierda mexicana abandonó la agenda LGBT porque no es rentable”

La doctora Siobhan Guerrero, este jueves en Ciudad de México. A. Fernández

Doctora en filosofía de la ciencia, mujer trans, Siobahn Guerrero critica las alianzas de los partidos de izquierda de cara a las elecciones del próximo 1 de julio

25 de mayo de 2018 – México – Agencias.

Siobahn Guerrero (Ciudad de México, 1981) es doctora en filosofía de la ciencia y licenciada en biología por la UNAM. Académica y activista en temas de género, ella misma descubrió hace unos años que el cuerpo con que había nacido no correspondía con sus sentimientos. Hace unos meses inició una transición. La doctora Guerrero es una mujer trans.

Pregunta. ¿Cómo analiza el panorama electoral?

Respuesta. Con mucha preocupación y decepción. La agenda feminista y LGBT no está encontrando una representación adecuada en ningún espacio electoral. Recientemente, se ha conformado una coalición nacional LGBT con integrantes en Morena, PRD, PRI. Están acercándose a todos los partidos, incluido Encuentro Social  (PES) –partido evangélico aliado de Morena–, para convencerlos de que nuestra agenda no representa un enemigo cultural. Aplaudo esos esfuerzos, pero soy pesimista con los resultados en el corto plazo. Creo que hemos visto una derechización de la política.

P. ¿Qué ha cambiado?

R. Desde hace 20 años estamos asistiendo a una realineación de la izquierda. Se habló del cambio del rojo al rosa, una transición desde los viejos partidos de izquierda y sus intereses en la lucha obrera o campesina hacia un nuevo discurso socialdemócrata con una agenda LGTB, feminista, basada en los derechos de las minorías. En esta elección estamos viendo una nueva transformación donde los partidos de izquierda a nivel nacional se han dado cuenta que esa agenda feminista y LGTB no es rentable electoralmente y la han abandonado.

P. ¿Cómo analiza el panorama en Ciudad de México?

R. Creo que la ciudad mantendrá su carácter de isla –la capital mexicana fue pionera en el reconocimiento del derecho al aborto y el matrimonio homosexual–. Sin embargo, creo que la figura de Mikel Arriola (PRI) ha demostrado de un modo brutal que quizás la capital tiene una idea falsa de sí misma como ciudad abierta, tolerante e incluyente. El avance de Arriola a través de un discurso intolerante ha mostrado que había todo un sector de esta ciudad que no sentía representado y al que, después de 20 años de trabajo de visibilización, no hemos logrado convencer de que ampliar el concepto de matrimonio y de familia contribuye a la justicia, de que es necesario crear espacios en las escuelas para combatir el bullying. De hecho, existe una gran persecución a quien lo hace. A mí, por ejemplo, me dicen que estoy pervirtiendo menores.

P. ¿Teme un retroceso de derechos?

R. De momento, ya ha comenzado a disputarse en los espacios públicos y en la prensa el hecho de que la política de esta ciudad deba ser inclusiva. Este discurso antiderechos puede provocar a la larga un retroceso de derechos.

P. El otro día vimos un tuit, en que alguien decía que no podría votar este año sin votar contra sí mismo. ¿Cree que esta sensación es muy extendida?

R. Yo creo que sí, la naturaleza de las alianzas genera esta sensación de que vas a votar por grupos radicalmente contradictorios –dice en referencia a las coaliciones de Morena con los evangélicos de Encuentro Social, y del PRD con la derecha clásica del PAN–. Me genera una profunda incomodidad tener que votar por un grupo que decidió que podía tener una alianza con un conjunto de voces que contradicen su agenda más fundamental. Me pasa con Morena y con el PRD. Mucha gente siente que hay una anulación de la coherencia política.

P. ¿Cuál es el resultado, la consecuencia a futuro, de esta pérdida de carga ideológica de los partidos?

R. Creo que aprenderemos nuevos miedos. Tenemos un miedo que dura varias generaciones, el miedo a lo que ha representado históricamente el PRI. Me pregunto si en seis años no habremos adquirido otros. Por ejemplo, que esta falta de atención a los contenidos ideológicos lleve a un avance de un voto de derecha evangelico o catolico que ponga en jaque la laicidad de la educación. Nos encontramos con un nuevo miedo generacional que ya no se va a llamar PRI. Se va a llamar movimiento antiderechos. No quiero decir PES, porque es más grande que el PES. Tendrá un costo enorme haber permitido la creación de estas fuerzas antiderechos, gracias a esta actitud de mercenarios ideológicos que están tomando los partidos, con el afán de llegar al poder. En seis años este nuevo miedo nos pegara en la cara.

P. ¿Qué tipo de masculinidad proyectan los distintos candidatos?

R. Todos se alinean dentro de un esquema tradicional, en el que ellos aparecen como proveedores de sus familias. Sus esposas los acompañan. La de Anaya es una masculinidad del niño genio empresario. La de López Obrador oscila entre el abuelo cariñoso y el líder comunitario patriarcal o líder religioso. La de Meade igual, una masculinidad ortodoxa. El Bronco construye la noción de liderazgo a partir de la bravuconería.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »