Latinoamérica Hoy

La ola de saqueos se cobra su cuarta víctima en Venezuela

16 de junio de 2016 – Agencias.

Una brutal espiral de violencia se desató ayer en Cumaná, una localidad del interior de Venezuela, donde murió una persona, 400 resultaron detenidas y al menos 40 comercios fueron saqueados sólo un día. La magnitud de lo sucedido el martes fue tal que la población lo ha bautizado ya como el «Cumanazo», en referencia al llamado «Caracazo» de 1989, cuando hubo saqueos y disturbios en la capital del país después de varias medidas de ajuste económico que acabaron con la vida de decenas de personas.

Un hombre con un niño en brazos grita consignas contra un policía en el barrio de Catia, a las afueras de Caracas.

Un hombre con un niño en brazos grita consignas contra un policía en el barrio de Catia, a las afueras de Caracas.

La Guardia Nacional Bolivariana y la Policía del Estado de Sucre reprimieron también ayer con violencia a los manifestantes que denunciaban la falta de comida. Según varios testigos, un vecino que se encontraba como observador de los saqueos, identificado después como Carlos Colón Castañeda, fue tiroteado por un grupo de jovenes que iban en moto. Con él son ya cuatro las víctimas mortales por los saqueos y disturbios en los últimos días. Junto a él resultaron heridas diez personas más. En contraste, el diputado de la Mesa de la Unidad Democrática José Guerra dijo en su cuenta de Twitter que había tres muertos en Cumaná a raíz de los saqueos, aunque no dio la identidad de ninguno de ellos.

Hace unos días, cerca de esta localidad, un joven de 21 años también falleció a tiros mientras los vecinos de su comunidad protestaban por comida y por la irregularidad en la entrega de las bolsas de alimentos que instituyó el Gobierno de Nicolás Maduro.

Cumaná, en el este de Venezuela, amaneció militarizada y el gobernador de Sucre, el chavista Luis Acuña, admitió que hay problemas con el abastecimiento de alimentos. No obstante, acusó a diputados de la oposición de promover los actos vandálicos y de generar zozobra entre la población. «Lo de ayer son situaciones que suceden en los pueblos y las ciudades todos los días», agregó el gobernador. Como si fuese una gran bola de nieve, los intentos de saqueo y actos de violencia se replicaron también en Puerto La Cruz, otra ciudad del oriente de Venezuela, y en Mérida, un Estado de la región andina, así como en Catia, una zona popular rodeada de barriadas en Caracas. En Puerto La Cruz, en el Estado de Anzoátegui, se registraron asimismo intentos de saqueo desde primera hora de la mañana en un mercado mayorista. La zona comercial fue militarizada para tratar de contener posibles focos de violencia y extraoficialmente se pudo conocer que hubo tres fallecidos en disturbios la noche anterior.

En Lagunillas, en el Estado de Mérida, la protesta tomó dimensiones aún mayores cuando a los habitantes de esa zona les dijeron que no venderían leche en polvo. Quemaron una sede local del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela y apedrearon la sede de la alcaldía. Además, once personas fueron detenidas acusadas de vandalismo.

La patronal estima que la escasez en Venezuela se sitúa entre el 50% y el 80%. Faltan alimentos básicos como harina de maíz (para hacer arepas), harina de trigo, arroz, azúcar, café, leche en polvo, mantequilla, aceite y pasta. Es por ello que en los últimos días se han incrementado las protestas por desabastecimiento. El Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social ha revelado que en mayo se produjeron 52 saqueos, y en lo que va de año se han contabilizado 254 saqueos o intentos de saqueos en todo el país.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »