Latinoamérica Hoy

La Paz se queda sin combustibles y escasean los alimentos

María de Coronel junto pone las manos en una cazuela en su restaurante en La Paz, que sufre la escasez de alimentos por las protestas.

Los cocaleros del Chapare, el bastión de Evo Morales, amenazan con más paros si la presidenta no dimite

18 de noviembre de 2019 – Agencias.

Durante los 14 años de periodo de Gobierno de Evo Morales en Bolivia, los mineros de Potosí le hicieron hasta cinco paros generales. Su sistema se basaba en ataques con dinamita y cortes que podían durar hasta dos meses, pero nunca consiguieron bloquear el país. Sin embargo los cocaleros, otro de los gremios más poderosos de la nación amenazan con lograrlo ahora que Morales ha dimitido.

Pero sin duda el principal problema es el gas y el petroleo. Los seguidores de Morales han sitiado plantas como la de Sentaka. Los militares siguen atrincherados dentro de la factoría pero los camiones no pueden salir. A las afueras hay barricadas que arden ante el grito de «¡guerra civil!». El ministro del ramo anunció que estaba prevista la llegada de cisternas de combustible a La Paz desde Chile y Perú para abastecer a gasolineras, sin que conlleve un alza de precios.

Ante la escasez de alimentos debido a los bloqueos de las carreteras, la alcaldía de la capital ha organizado puntos de venta de carne de pollo. Algunos precios de alimentos básicos han aumentado en los últimos días en La Paz, una ciudad de cerca de un millón de habitantes que depende del abastecimiento por carretera desde otros puntos del país.

Además, los productores de coca del Chapare, el principal bastión del ex presidente, le dieron a la mandataria interina Jeanine Áñez un plazo de 48 horas para que deje el cargo y comenzaron con un bloqueo nacional e indefinido de carreteras. Los cocaleros del Chapare también pidieron que se apruebe una ley corta para garantizar unas nuevas elecciones generales en un plazo máximo de 90 días.

Por otro lado, pidieron a las autoridades competentes y a la comunidad internacional que se investigue y sancione a los autores materiales de las muertes que se registraron en el puente Hayllani de Sacaba. Según la Defensoría del Pueblo, se registraron nueve fallecidos en los choques. En total el número de muertos asciende a 23 desde que comenzaron las protestas el pasado 20 de octubre, cuando Evo se impuso en unas elecciones que la auditoria de la OEA declaró como fraudulentas. Áñez firmó un polémico decreto otorgando «carta blanca» a las Fuerzas Armadas para reprimir durante las marchas. La represión en las protestas por parte de la policía ha sido incluso criticada por la ONU.

En el mercado Rodríguez de verduras en La Paz la mayoría de los comercios amanecen cerrados. No hay tomates, tan solo espinacas, repollos, cebollas y papas. Son puestos de chapa verde. «Mire, nosotros somos cholitas, y no estamos de acuerdo con este Golpe, de hecho si en una semana no tenemos abastecimiento, preferimos que Evo vuelva y aguantar, los aymaras estamos acostumbrados a vivir de la tierra, de la coca. Resistiremos».

En la céntrica calle Murillo hay un cola que dobla la esquina. Son las siete de la mañana y algunas señoras se enfrentan con sus vecinas para conseguir algunas unidades. Los huevos se han convertido en oro. «Yo solo quiero que todo vuelva a la normalidad», dice una de las personas de la fila, que expresa el sentir de muchos.

Al lado Cristóbal descuartiza una carne que el denomina “falso conejo“. No preguntamos por su origen. Dice que no hay pollo y solo algo de solomillo, corazón –anticuchos- y lengua. Pura tripa con la que improvisar. Pronto se acabará.

El reino de la coca

Para llegar a los Yungas hay que atravesar la peligrosa carretera de la muerte, un desfiladero imposible hasta la nubes donde plantan coca. Desde las alturas el Consejo de Federaciones Campesinas bajó ayer para tomas las principales arterias. Sumándose al bloqueo.

Así, han especificado que los yugueños marcharán en “defensa de los Derechos Humanos, el respeto a la wiphala, el repudio contra el golpe de estado y el uso de armas letales en contra del pueblo boliviano”. Es la primera vez que unen a sus “compañeros de Cochabamba”, juntos han creado una alianza temible y poderosa, capaz de paralizar Bolivia.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lo más leído

To Top
Translate »