Editorial

La prevención: la llave contra la inseguridad

La seguridad de nuestros negocios y desde luego, la personal y la de nuestro hogar, debe constituirse en el tema prioritario de nuestra agenda. Sin embargo, sé que muchos de nosotros caemos en el error de creer que en el “país de la leche y de la miel” esto es tema secundario, que eso ocurre en nuestros países y que si aquí se dan, es algo esporádico y raro.

Pues la verdad es que quien piense así, está muy equivocado y aunque siendo justos, aquí gozamos de mejor seguridad que en nuestros países, no por eso podemos bajar la guardia y dejar de tomar las precauciones del caso.

Por alguna razón, en esta época de último trimestre del año se incrementan de sobremanera los atracos y robos a muchos de los negocios hispanos; ya son varias las tiendas que han sido víctimas de los atracadores y ladrones que dejan, en algunos casos desafortunados, hechos que lamentar por causar serias heridas y hasta posiblemente la muerte de negociantes hispanos. Por eso, hago un llamado para que tomemos medidas y estemos muy alertas para evitar situaciones que lamentar. Han sido varios los negocios víctimas de los asaltantes, uno de ellos, fue el ocurrido a los dueños de un negocio latino que una vez cerraron para marcharse para su casa, fueron seguidos y atracados, causando los malhechores serias heridas a una de las víctimas.

Recordemos que quienes perpetúan estos hechos, estudian detenidamente a sus víctimas, conocen a qué horas llegan al negocio, a qué horas salen, cuántos son regularmente los que están en el negocio, hasta cómo es su familia. Ellos conocen muy bien su rutina, qué venden en su negocio, cuáles son los días de más entrada de dinero, dónde lo guarda, etc., etc. Ellos son profesionales del mal y se preparan diariamente, analizando sus víctimas, para así, con esta información, programar el próximo asalto.
Aunque no podemos evitar que nos roben o nos atraquen en un 100%, si tomamos nuestras precauciones, seguramente les va a ser mucho más difícil vulnerar nuestra seguridad a los malhechores.

Cambios en las rutinas acostumbradas, quizás puedan salvarnos de una situación más complicada: modifique las rutas que regularmente toma para llegar a su negocio o casa; horas de salida y de llegada; no deje a menores al cuidado de su negocio o a personas solas “mientras hace una vuelta”; siempre esté acompañado en su negocio; trate de depositar su efectivo con frecuencia, en una cuenta bancaria o de ahorros; no guarde el fruto de su trabajo “debajo del colchón”; mantenga buena iluminación adentro y afuera de su negocio.

Instale alarmas y cámaras de seguridad; tenga a mano un timbre para activarlo en caso de necesidad; evite salir tarde en la noche y menos si no hay buena iluminación, recuerde que aunque usted no lo crea, los antisociales están pendientes de sus movimientos. Ellos, al igual que usted, “trabajan 8 o más horas”, aunque en direcciones opuestas.

Esté en contacto con sus negocios vecinos y entérese cómo ellos se protegen, quizás puedan, de común acuerdo, mantener un plan de emergencia en caso de verse involucrados en hechos como robos, atracos, etc.

Si usted o sus hijos son de los que acostumbran contarlo todo por las redes sociales, ¡cuidado!, ellos (los maleantes) están al tanto de ello: viajes, compras, momentos excelentes, fotos, todo eso puede formar parte de una serie de razones para convertirse en víctima.

Entrene a sus empleados en la forma en que deberían actuar en caso de una situación anómala. Tenga a mano números telefónicos en caso de emergencia, contacte a la policía si usted ve personas sospechosas en o alrededor de su negocio o su casa, colabore con sus vecinos y asista a las reuniones con otros comerciantes. Si no hay de este tipo de encuentros, invite usted a sus colegas a un encuentro para hablar sobre seguridad y la forma de protegerse.

Actúe denunciando todo tipo de hechos que afecten su empresa, su seguridad y la de los suyos. Callarse es dar pie para que otros puedan ser las próximas victimas. Y si usted desafortunadamente, es una de ellas, trate de grabar y anotar lo que más pueda de los actores de estos repudiables actos: fecha, hora, cuántos eran, cómo estaban vestidos, algún rasgo físico, tatuajes, corte de cabello y cualquier prenda. La forma de hablar también es importante, porque, a nuestro pesar, algunos también son latinos. En qué se movilizaban, color, ojalá la placa del vehículo; de esta manera usted puede colaborar con la policía en su captura.

Si, en las festividades que se avecinan, los maleantes quieren hacer de las suyas, en usted está en que estas acciones no se repitan: denuncie y esté alerta, ¡prepárese!¡Sea precavido!

El Director
Jairo Vargas
Latino News, LLC

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »