Editorial

La silla vacía

23 de febrero de 2016 – Por: Jairo Vargas (Director)

La muerte inesperada de uno de los jueces del alto tribunal de justicia, Antonin Scalia, ha suscitado una serie de controversias en lo que respecta a su sucesor. Y es que la elección del alto magistrado, el noveno que forman por numero la Corte Suprema de Justicia, evita que se presente un empate en caso de una ajustada decisión en cualquiera de los temas que sean considerados por este alto tribunal.

antonin-scaliaAhora bien, la constitución dice que le corresponde al presidente la elección de estos jueces supremos y al senado la ratificación de alguno de los candidatos propuestos por el Ejecutivo, como quien dice, Obama propone y el Senado ratifica o no.

Aunque no se da corrientemente la inesperada falta de alguno de ellos, en este caso, el fallecimiento el pasado sábado en un rancho de Texas del juez Antonin Scalia, deja a la corte en número par 8 jueces que en una decisión apretada pudiera terminar con un empate, lo que dejaría las cosas como antes de llegar a la Corte Suprema, sin definir.

Los republicanos ya alzaron su voz, pidiendo incluso que se postergue la propuesta de posibles candidatos al cargo hasta la nueva presidencia, después de elecciones ¿y por qué? La respuesta es que Antonin Scalia era considerado como el miembro más conservador de la Corte, contrario al matrimonio entre personas del mismo sexo y a favor de limitar el aborto, era considerado una de las voces conservadoras más importantes en el alto tribunal estadounidense. Recordemos que la mayoría conservadora de la Corte Suprema frenó recientemente los esfuerzos del Gobierno de Barack Obama en materia de cambio climático e inmigración.

Entonces, el nombramiento de su sustituto podría cambiar el equilibrio de poder. Antes de este suceso había cuatro jueces conservadores, cuatro progresistas y uno, Anthony Kennedy, cuyo voto ha “ fluctuado”. Es por eso que los republicanos quieren frenar un candidato propuesto por el presidente Obama, que pudiera definir a favor de los progresistas, una cerrada decisión del Supremo.

Temas como el DACA y DAPA, pudieran tener una opción excelente de un fallo de la Corte Suprema de Justicia, aunque aún con los jueces completos antes del fallecimiento de Antonin Scalia, también existiría esa posibilidad de ratificación.

Pero no solo en temas migratorios que lleguen a la Suprema Corte, un Juez pudiera inclinar la balanza. También, sin importar quién sea el próximo presidente, cualquier caso que llegase a esta última estancia, para su fallo definitivo, tendría más posibilidades de elegir la senda progresista que la conservadora en caso de una ajustada decisión que terminaría 5 a 4; por ejemplo, si llegase a esta última petición, el tema del cuidado de salud, que han anunciado los republicanos descarrilar su futuro. En un supuesto caso que se tuviera que recurrirse a la Corte Suprema, un remplazo propuesto por Obama. Quizás tuviese en sus manos el voto definitivo.

El presidente Obama va a presentar un remplazo, está amparado por la constitución, el senado tiene el tiempo suficiente y como dijo: “Tengo la intención de hacer mi trabajo de aquí al 20 de enero del 2017… Espero que ellos (senadores) hagan su trabajo también”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »