Mundo

La violencia sacude la reedición de las presidenciales en Kenia

Un opositor gesticula en medio de los choques con la Policía en Nairobi.

27 de octubre de 2017 – EFE.

Al menos seis personas murieron durante la tensa jornada electoral vivida ayer en Kenia, con la repetición de los comicios presidenciales, boicoteados por una oposición que denuncia la falta de credibilidad del proceso. A pesar de que el líder de la principal formación opositora, la Súper Alianza Nacional (NASA), Raila Odinga, pidió a sus seguidores que se quedaran en casa, las protestas fueron de tal dimensión que la Comisión Electoral se vio obligada a posponer a hoy la votación en cuatro de los 47 condados del país. Estas áreas, situadas en el oeste de Kenia, son Homa Bay, Migori, Siaya y Kisumu, tradicionales bastiones de la oposición, donde las barricadas y los controles informales impidieron abrir los colegios electorales.

En todo el país, 5.319 de los 40.883 centros de votación no pudieron abrir sus puertas. Pese a que las autoridades garantizaron condiciones de seguridad a la Comisión, en Kisumu los funcionarios no pudieron siquiera acceder al almacén donde se custodiaban urnas y papeletas, mientras que en Homa Bay ni siquiera acudieron a los colegios ante las amenazas recibidas.

El presidente de la Comisión Electoral, Wafula Chebukati, explicó en rueda de prensa que si mañana se enfrentan a problemas similares, «la Comisión tendrá que tomar una decisión». Asimismo, los observadores nacionales denunciaron ataques y robos en Mombasa y Nairobi, principales ciudades del país.

La respuesta de la Policía, que empleó abundante material antidisturbios y munición real, provocó al menos seis muertos por heridas de bala y decenas de heridos. La Policía, que considera que «la mayoría del país está en paz», afirmó en un comunicado que las protestas no son más que «incidentes aislados» protagonizados por «bandas de jóvenes».

Circularon imágenes por las redes sociales que mostraban centros de votación de zonas favorables a Odinga totalmente vacíos, mientras que en otras regiones donde la oposición es menos influyente, la votación transcurrió con relativa normalidad. por la mañana, el ministro keniano del Interior en funciones, Fred Matiangi, aseguró que no había «ningún problema de seguridad». Sin embargo, la Policía tuvo que incorporar a guardas forestales y funcionarios de prisiones, entre otros funcionarios, para completar un dispositivo de 130.000 agentes. La participación fue sensiblemente baja, incluso en las zonas que apoyan al presidente Uhuru Kenyatta.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »