Mundo

Las ampollas

Las ampollas o ámpulas son el resultado de una fricción o roce constante que tiene una parte de la piel (pies, manos, etc.) con un objeto (calzado, raqueta de tenis, herramienta de jardín, entre otros).

El objetivo de una ampolla, al igual que un calambre muscular, es avisar que cierta actividad que se realiza debe ser reducida, ya que está forzando o lastimando cierta parte del organismo, siendo en este caso, la piel.

Remedios Populares

Remedio para las ampollas 1: Frotar ligeramente el área con un cubo de hielo para alejar el dolor que crea la formación de una ampolla.

Remedio para las ampollas 2: Confeccionar un apósito de algodón con hojas de repollo hervidas en leche y luego aplicar caliente tres veces al día.

Remedio para las ampollas 3: Confeccionar una cataplasma con zanahoria rallada y aplicar directamente sobre la región afectada.

Remedio para las ampollas 4: Aplicar el jugo de 2 ó 3 dientes de ajo directamente sobre la ampolla.

Remedio para las ampollas 5: Verter unas gotas de aceite esencial de lavanda en una gasa y colocar sobre la ampolla.

Remedio para las ampollas 6: Aplicar una pasta de harina de maíz y miel, si la ampolla se revienta, para evitar una infección.

Remedio para las ampollas 7: Aplicar una capa de gel de aloe vera, si se revienta una ampolla.

Remedio para las ampollas 8: Aplicar, mediante una bolita de algodón, aceite del árbol del té mezclado con agua sobre las ampollas 2 veces al día, con el fin de calmar el dolor y prevenir infección.

Recomendaciones

– No reventar, en términos generales, la ampolla para evitar el riesgo de una infección
– No retirar la cubierta (la piel que cubre la ampolla) si se ha drenado o reventado la ampolla, ya que la zona terminará muy enrojecida, sensible e irritada.
– Además de la cubierta natural de piel de la ampolla, se recomienda cubrirla y protegerla con una venda adhesiva flexible. Sin embargo, cuando la ampolla es demasiado grande, se aconseja los apósitos de gasa estéril y para fijarlos se emplee cinta adhesiva a prueba de agua.
– Se aconseja remojar la ampolla en agua y dejarla al aire libre para que se ventile durante toda la noche con el fin lograr una más rápida curación.
– Cambiar las gasas húmedas o mojadas, pues se puede considerar que se han contaminado.

Para prevenir las ampollas

– Frotar con alcohol las zonas que estarán expuestas a alguna tarea no habitual.
– Aplicar un pedazo de cinta adhesiva o una almohadilla sobre el área que puede irritarse por la fricción.
– Probar una plantilla.
– Rociar polvo o aplicar vaselina para evitar rozamiento en los pies.
– Para zapatos nuevos, usar medias nuevas preferiblemente de acrílico porque están fabricadas en capas y están diseñadas para absorber la fricción que el pie pueda padecer.

Acudir a un doctor si se observa enrojecimiento, inflamación, calor y dolor intenso, ya que pudiera tratarse de una infección.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »