Latinoamérica Hoy

Las emociones y tu salud

De acuerdo a ciertas prácticas milenarias, el estado de ánimo y la salud del cuerpo están relacionados y cuando uno se afecta, el otro responde de igual manera.

“La columna vertebral representa la fuerza de voluntad, y cuando hay problemas es porque uno no mantiene su propia visión. La columna se tuerce porque su fuerza de voluntad se doblega”, ejemplifica Paul Fiegehen Bräuning, creador del método PNIHI, una fórmula que interpreta qué significa cada síntoma de una enfermedad, cuál es el lenguaje del cuerpo y cómo se relacionan mente, cuerpo y espíritu en la enfermedad.

Sus bases se encuentran en la psiconeuroinmunología clínica (PNI), una ciencia que estudia la conexión entre el cerebro y el sistema inmunológico, y que nació en 1975.

Robert Ader, psicólogo y especialista de la Universidad de Rochester, es pionero mundial en el tema. Sus estudios lo han llevado a afirmar que las experiencias psicológicas, como el estrés y la ansiedad, pueden influir en la función inmunológica y que esta, a su vez, puede tener efectos sobre el curso de la enfermedad.

Los hallazgos son filosofía de vida en Oriente y conocimientos que se desarrollan hace miles de años en las medicinas ayurvédica (que hace énfasis en la prevención con tratamientos naturales) y tradicional china. En Occidente, la PNI es el fundamento científico de este nuevo método, ya que comprende la mente y el cuerpo como una unidad.

“Al tratarlos de esa manera, es posible estimular la denominada farmacología humana e influir en el sistema inmunológico y en los mecanismos que permiten afrontar la condición de enfermedad, lo que puede hacer posible desde una mejor calidad de vida hasta la sanación”, afirma Fiegehen Bräuning.

Por su parte, la psiconeuroinmunología holística integral, PNIHI, abarca un campo más amplio aún, al incorporar el espíritu, las energías y el alma de la persona. “Con la PNIHI aprendemos a conocer la enfermedad como una gran aliada, pues nos está dando una información relevante con respecto a nuestra vida”, añade.

Es decir, cada enfermedad es un código de información para investigar; por tanto, el método se enfoca en las causas del síntoma y no en el efecto. Cada parte del cuerpo está relacionada con el síntoma de la enfermedad y el cuerpo es comunicación entre el consciente e inconsciente.

Corregir el problema de raíz
Lo primero es ir al origen, al momento emocional que produjo la enfermedad. Se acepta y analiza que se puede aprender de ella para, luego, corregir mediante la generación de los propios psicofármacos, que servirán para autosanarse, considerando a la mente como la gran farmacia.

Algunas de las técnicas que se usan son meditativas e implican cambios en los estilos de vida y correcciones cognitivas. “Se va produciendo a medida que la persona cambia sus creencias y deja de resistirse a los eventos de su vida, los acepta y cambia su interpretación. Es lento, pero si se trabaja y se aplica el método, hay sanación”, explica Paul Fiegehen. / Agencias.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »