Mundo

Los 28 buscan lograr un acuerdo legal con Turquía sobre los refugiados

17 de marzo de 2016 – Bruselas – EFE.

Los jefes de Estado y Gobierno de la UE comenzaron hoy una cumbre de dos días en la que quieren alcanzar un acuerdo respetuoso con la ley comunitaria e internacional para devolver a Turquía refugiados e inmigrantes irregulares y aliviar así la presión migratoria a la que se enfrenta Europa.

Los Veintiocho intentarán cerrar hoy su postura para abordarla mañana con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, que participará en un desayuno de trabajo con los líderes.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (d), conversa con el primer miistro holandés, Mark Rutte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro húngaro, Viktor Orban, durante la Cumbre de líderes de la Unión Europea en la sede del Consejo Europeo en Bruselas Reuters.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (d), conversa con el primer miistro holandés, Mark Rutte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro húngaro, Viktor Orban, durante la Cumbre de líderes de la Unión Europea en la sede del Consejo Europeo en Bruselas
Reuters.

El objetivo de esta cumbre es cerrar el preacuerdo que dejaron esbozado los países europeos en la cumbre el 7 de marzo y añadirle precisiones para garantizar que cumple plenamente con la legalidad.

Según un borrador del acuerdo que quieren concluir con Ankara, los inmigrantes irregulares que lleguen a Grecia desde Turquía serán registrados y cualquier solicitud de asilo procesado acorde al derecho europeo, y los que son devueltos serán protegidos acorde a los estándares internacionales.

El texto señala que “todos” los inmigrantes irregulares que crucen desde Turquía a las islas griegas serán “devueltos a Turquía”, pero se aclara que se trata de una medida “temporal y extraordinaria”.

“Tenemos que tomar una decisión para solucionar esta mala situación y encontrar la forma de darles hospitalidad”, declaró el primer ministro griego, Alexis Tsipras.

Reclamó que se tomen decisiones que ayuden a Grecia a solucionar la situación en el campamento de refugiados de Idomeni, en la frontera con Macedonia, y solicitó acelerar los procesos de reasentamiento de los refugiados.

El primer ministro británico, David Cameron, dejó claro que considera una “buena idea” la devolución de los inmigrantes desde Grecia a Turquía y dijo que el objetivo principal del pacto es poner fin al negocio del tráfico de personas y “romper el vínculo entre subir a un barco y lograr un establecimiento en Europa”.

Los mandatarios se mostraron esperanzados en alcanzar un acuerdo durante la reunión, aunque todos reconocieron las dificultades.

Nicos Anastasiades, presidente de Chipre -uno de los más reacios, sobre todo en cuanto a la apertura de nuevos capítulos en el proceso de adhesión de Turquía a la UE-, aseguró que “si Ankara cumple con sus obligaciones acorde con el protocolo de Ankara (sobre el reconocimiento del país por parte de Turquía) y el marco de negociaciones, no hay problema”.

Para el presidente francés, François Hollande, es “esencial” que pueda producirse “el retorno de algunos inmigrantes que están aún en Grecia hasta Turquía”.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, consideró que “hay posibilidades de alcanzar una posición común hoy”, pero advirtió de que “habrá intensos intercambios” de opiniones y abogó por “encontrar el equilibrio entre los intereses de la UE y de Turquía”.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, cuyo país ejerce la presidencia de turno del Consejo de la UE, dijo que “no hay alternativa” al acuerdo ya que, “de otra manera, la situación en Grecia seguirá muy difícil y la crisis humanitaria empeorará”.

Por su parte, el primer ministro belga, Charles Michel, opinó que Turquía “pide mucho” y que no aceptará “una negociación que parece un chantaje”, y mencionó en particular la necesidad del respeto a la libertad de prensa y a los derechos humanos en Turquía.

Ankara ha solicitado a la UE una ayuda adicional de otros 3.000 millones de euros para atender a los refugiados y acelerar la liberalización de visados, entre otras condiciones para un acuerdo.

“Entiendo y apoyo parte de las críticas, porque es un paquete muy complicado, difícil de aplicar, y en el filo del derecho internacional”, dijo la presidenta lituana, Dalia Grybauskaité.

La alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, matizó que hablar de refugiados no significa solamente hablar y trabajar con Turquía, porque hay otras muchas rutas y muchos otros países con los que tratar sobre este asunto.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »