La nación

Los buscadores de gangas mantienen viva la tradición del Black Friday en Estados Unidos

Un joven en una tienda J.C. Penney este viernes.

Centenares de personas acudieron como cada año a los centros de comerciales a la caza de los mejores precios

24 de noviembre de 2017 – Washington – Agencias.

A las ocho de la mañana centenares de personas ya recorrían este viernes los pasillos laberínticos del centro comercial Pentagon City, a las afueras de Washington. Con café en mano y bolsas colgando, familias, ancianos y jóvenes recorrían los cuatro pisos del complejo, ensimismados con los carteles que anunciaban rebajas de más del 50% en una mayoría de las 170 tiendas. Pese a la popularidad de las compras online, el Black Friday es todavía para muchos una tradición intacta.

— “100 dólares. ¡El precio original eran 500! Es una ganga”

El primero entraba. El segundo salía. El Viernes Negro es el sueño de muchos: precios impensables para productos que de otra manera serían imposibles de adquirir. Con una amplia sonrisa en el rostro, un hombre afroamericano repasa la puesta en escena a sus pies. Un enorme árbol de navidad iluminado con miles de pequeñas bombillas, música navideña de fondo y decenas de carteles con ofertas. En la planta baja una quincena de restaurantes de comida rápida proveen el fuelle necesario para continuar el maratón de consumo. Dos unidades caninas y cuatro agentes fuertemente armados aseguran a la muchedumbre.

“Abrimos a las 7.30 y cerraremos a las 10 de la noche”, afirma el responsable de una tienda de cosméticos, mientras aplica un descuento del 70% a la crema que compra una mujer. Explica que en su local hoy no solo tienen un descuento fijo sino que lo hace escalonado, en las primeras dos horas los productos serán más baratos que en las últimas. “Es un Happy Hour, el que antes llegue menos paga”.

Los establecimientos más grandes como las sucursales de grandes cadenas como Macy’s, Nordstrom o Forever 21 están repletos. Pero las tiendas más pequeñas no tienen tanta suerte. La respuesta, según expresa una de las encargadas de la tienda de cafetería Nespresso, es la oferta online. “Tenemos las mismas ofertas en nuestra web. ¿Por qué moverte si puedes obtener lo mismo con menos esfuerzo?”, cuestiona.

Según numerosos estudios, el Black Friday es cada vez menos relevante en el auge del consumo que se produce a finales de año en Estados Unidos. En las tres primeras semanas de este mes, los americanos se han gastado un 18% más que el año pasado en sus compras online. Se espera que el tráfico en Internet se dispare en un 13% desde el Cyber Monday, el equivalene al Viernes Negro pero en la Red, hasta las navidades.

Almacenes como Walmart triplican su oferta de productos en sus webs frente al stock que tienen en sus establecimientos. Otras tiendas como la japonesa Uniqlo ofrecen descuentos de Black Friday durante la semana antes a este viernes, incentivando más la compra a través del ordenador que en persona. El cambio de la web por la tienda es especialmente cierto para las grandes tecnológicas como Apple o Microsoft, cuyos ejércitos de empleados paseaban hoy sin mucho que hacer en las tiendas de Pentagon City.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »