Alabama

Los cambios propuestos a la ley de Alabama serán revisados hoy por los legisladores

Mientras la propuesta para modificar la ley de inmigración de Alabama está siendo estudiada y se considera como una actualización sensata de la ley que se aprobó el año pasado, un grupo de líderes de derechos de inmigrantes manifestó ayer que estas revisiones deben ser derogadas.

Los líderes de la Coalición de Illinois por la Justicia del Inmigrante dijeron que la medida no va a deshacer los efectos de la ley HB-56 y en cambio contiene medidas aún más duras.

Bernard Simelton, presidente de la Conferencia del NAACP del Estado de Alabama afirmó sentirse consternado por las acciones de los legisladores en su intento por componer algo que no se puede arreglar. “La HB-56 no se puede arreglar con otra ley mezquina”, afirmó Simelton.

Sin embargo, los legisladores y los asistentes del Gobernador Bentley argumentan que este nuevo proyecto refuerza la legislación vigente y la hace más vible.

Stacy Todd, vocera del representante a la Cámara de Alabama Mike Hubbard dijo que las preocupaciones legítimas y razonables fueron incluidas en la nueva versión de la ley.

“Hay algunos grupos que no tienen ningún problema con la inmigración ilegal y por eso quieren el debilitamiento o la derogación de esta ley”, dijo Stacy Todd y después agregó que mientras el gobierno federal intensifica sus esfuerzos por hacer cumplir la ley, Alabama tendrá su propia legislación que garantiza que quienes viven y trabajan en este estado, lo hacen legalmente.

Por su parte, Justin Cox, un abogado de Unión Norteamericana para los Derechos Civiles dijo que un el cambio de la ley que respecto a las paradas de tránsito es inconstitucional y explicó que la ley ha sido modificada para que un oficial de policía pueda verificar el status migratorio de un conductor cuando sea detenido para revisar sus papeles, cuando se le imponga una multa o cuando vaya a ser arrestado. Además, la nueva ley amplía el poder de la Policía para verificar el status migratorio de otras personas que se encuentren en el carro en el memento en que solicita la detención del mismo.

Cox dijo que la Corte Suprema de EEUU ha dicho que un oficial de Policía, cuando para un auto, puede hacer algunas preguntas a los pasajeros y comprobar su identidad, de modo que no se prolongue la parada. Por lo tanto, la nueva medida en la que se puede verificar el estatus migratorio va en contra de esta disposición ya que este procedimiento puede tardar hasta 48 horas, es decir, tomará más del tiempo que se requiere para poner una multa.

“En virtud de la Cuarta Enmienda los agentes locales no tienen la autoridad para arrestar a alguien solo porque creer que están en el país ilegalmente”, dijo Cox quien agregó que “Ni siquiera en Arizona trataron de hacer eso. Es inconstitucional”.

La Corte Suprema tiene previsto escuchar los argumentos sobre la ley de inmigración. Una Corte Federal de apelaciones está revisando las demandas presentadas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos mientras que un grupo de demandantes buscarán bloquear la ley de Alabama que no tendrá vigencia hasta que se decida el caso de Arizona.

Cox y Simelton sostienen que el cambio que permite a la Policía comprobar el estatus de los pasajeros de un carro incentivará la discriminación racial y el acoso entre los estadounidenses.

Angie Wright, pastor del Ministerio de Birmingham agregó que el nuevo proyecto de ley deja de proteger los miembros de las iglesias que están ayudando a inmigrantes ilegales. “Hemos estado pidiendo cambios para limitar y reparar los daños causados por la HB-56, pero lo que tenemos ahora no es lo habíamos pedido. Los miembros de la Asamblea Legislativa estaban buscando un proyecto de ley mejor, pero esto no se obtuvo. Lo que tenemos no es lo que respaldan las comunidades religiosas” dijo Wright.

Foto: Cortesía de http://projects.ajc.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »