La nación

Los demócratas exigen que se investigue si Trump ordenó a su abogado Cohen mentir ante el Congreso

El abogado Michael Cohen y el presidente Trump. AFP.

El fiscal especial Robert Mueller rechaza la noticia que acusaba al presidente de obligar a su letrado a tratar de engañar a la Cámara

18 de enero de 2019 – Washington – Agencias.

La oficina del fiscal especial Robert Mueller ha matizado públicamente este viernes por la noche la información de BuzzFeed sobre que Donald Trump le ordenó a su exabogado Michael Cohen que mintiera ante el Congreso sobre sus negocios en Rusia. Un portavoz de la oficina del abogado a cargo de la investigación de la trama rusa ha desacreditado la historia afirmando que los detalles “no son exactos”. El portal de noticias publicó esta mañana que el mandatario le había obligado a jurar falso testimonio sobre las reuniones mantenidas durante la campaña electoral con autoridades rusas para construir una torre Trump en Moscú. Previa a la declaración de la oficina de Mueller —un movimiento sin precedentes—, los demócratas sostuvieron que exigirán que se realice una investigación sobre la nueva acusación contra el republicano.

“La descripción de BuzzFeed sobre las declaraciones relacionadas específicamente a la oficina del fiscal especial, y los documentos y testimonios obtenidos por esta oficina referentes al testimonio de Michael Cohen ante el Congreso no son exactos”, reza la declaración del portavoz del despacho de Mueller, Peter Carr.

La declaración ha llamado la atención porque la oficina del fiscal especial rara vez se pronuncia sobre las noticias que circulan respecto a la investigación del círculo del mandatario y la injerencia rusa. Sin embargo, la publicación de BuzzFeed, que cita a dos fuentes federales anónimas, es grave porque mentir al Congreso es perjurio, y si fue el presidente el que dio la orden de cometer ese delito podría tratarse de obstrucción a la justicia.

Cohen, quien durante años fue el fixer de Trump, el hombre de confianza que le solucionaba los problemas, lleva meses ejerciendo de lo contrario. En noviembre se declaró culpable de evasión fiscal, de pagos ilícitos durante la campaña electoral de 2016 a dos mujeres para que no hablaran de las supuestas relaciones sexuales con el neoyorquino y de mentir al Congreso. El abogado reconoció el pasado 29 de noviembre que las negociaciones con Rusia para construir una torre Trump en Moscú siguieron abiertas durante la campaña -a diferencia de lo que había declarado en 2017 ante el Congreso-, pero nunca mencionó que el presidente lo haya obligado a ello.

“Trump también apoyó un plan, establecido por Cohen, para visitar Rusia durante la campaña presidencial con el fin de conocer personalmente al presidente Vladimir Putin y poner en marcha las negociaciones de la torre”, dicen las fuentes anónimas citadas por Buzzfeed. “La acusación de que el presidente de Estados Unidos podría haber incitado a cometer perjurio ante nuestro comité para limitar la investigación y ocultar sus negocios empresariales con Rusia es una de las más graves hasta ahora”, tuiteó este viernes al mediodía el legislador demócrata Adam Schiff, que preside el Comité de Inteligencia en la Cámara de Representantes.

El ingreso de Cohen en prisión para cumplir tres años de condena por los delitos cometidos se aplazó a marzo por su testimonio clave en la trama rusa. El abogado está colaborando desde hace meses con las pesquisas de Mueller. Cuando Cohen decidió finalmente colaborar con la justicia durante el verano, se declaró culpable de haber mentido bajo juramento al Congreso en un intento por “minimizar los vínculos entre el Proyecto de Moscú y el ‘Individuo 1′”, que es como se menciona al Trump en el informe judicial de Mueller. El republicano había asegurado a lo largo de la campaña electoral, y también en la Casa Blanca, que no tenía intereses comerciales en curso en Rusia cuando era candidato.

La traición de Cohen a Trump vino acompañada de otra bomba: el abogado confesó que el magnate le había ordenado que le pagara a las dos mujeres para silenciarlas. Una información que se contradecía con la ofrecida por el mandatario, que en reiteradas ocasiones había negado tener conocimiento sobre ese movimiento. Pero las relaciones ya estaban rotas. El ‘solucionador de problemas’ ya no estaba dispuesto a recibir un disparo si era necesario para poder proteger a Trump -como había dicho en alguna oportunidad-, y el mandatario ya no tuiteaba frases de apoyo incondicional para su otrora mano derecha.

Está previsto que el 7 de febrero Cohen testifique ante el Comité de Vigilancia de la Cámara de Representantes -desde este mes de mayoría demócrata-. El abogado ha adelantado que ofrecerá a los legisladores “un relato completo y creíble” de su trabajo para Trump. Esa fecha puede ser una oportunidad propicia para aclarar qué parte de la historia publicada es exacta y qué parte no.

Lo más leído

To Top
Translate »