Mundo

Los griegos no podrán invertir en bolsa pero sí cobrar cheques

19 de Julio de 2015 – Agencias.

Para los griegos se ha vuelto habitual despertar el lunes con alguna novedad. Esta vez, en positivo. Después de tres semanas de «corralito», los bancos abren hoy, aunque se mantiene gran parte de las restricciones. La reapertura de los bancos permitirá algunas operaciones en ventanilla como el pago de cuotas y créditos de todo tipo, como deudas al Estado o a empresas públicas.

También se permitirá la retirada acumulativa de 420 euros por semana. Es decir, si durante toda la semana no se saca dinero de la cuenta, el domingo se podrá retirar todo de una sola vez. El límite de acceso a efectivo a través de los cajeros, sin embargo, seguirá siendo 60 euros. Para algunos es un alivio, ya que no será necesario ir al cajero cada día y evitará algunas colas, cada vez más cortas en los últimos días.

Un respiro para el comercio

Los bancos griegos, que cerraron el 29 de junio, se preparaban ayer para volver a abrir sus puertas.

Los bancos griegos, que cerraron el 29 de junio, se preparaban ayer para volver a abrir sus puertas.

Uno de los cambios más importantes en las condiciones del control de capitales será la posibilidad de cobrar cheques –incluidos los que vencieron durante el período de cierre de las entidades–, una forma de pago muy común en el pequeño comercio heleno. De ello se alegra Yannis Koutsardas, dueño de un taller en Atenas: «Ahora habrá más dinero en circulación, podremos comprar y vender más piezas. Para el negocio es un respiro».

No obstante, se mantienen las limitaciones para las operaciones al extranjero, que deben ser autorizadas por una comisión especial, y que se limitan a operaciones comerciales de primera necesidad. Al inicio del corralito, algunas farmacias sufrieron síntomas de escasez debido a las dificultades de pago a los proveedores. Esa situación se pudo desde el Gobierno y el banco central.

Esos impedimentos para realizar transacciones al exterior se mantienen. Se permitirá a los padres que tengan hijos estudiando fuera mandarles hasta 5.000 euros por trimestre y 2.000 euros a aquellos que deban abonar gastos médicos. Las transferencias al extranjero se podrán efectuar a través de tarjetas de crédito.

Pese a que los efectos sobre la economía doméstica serán escasos, pues los ciudadanos podrán retirar la misma cantidad, la mayoría de los griegos celebra la reapertura de los bancos como una señal tranquilizadora. «Llevamos casi un mes en que cada domingo el país está al borde del abismo, de la salida del euro. Esta es la primera buena noticia en mucho tiempo», se alegra Maria Tsonga.

La población griega se ha acostumbrado a convivir con el corralito. Achilles Stamakis asegura que la reapertura de las entidades bancarias «es un primer paso para recuperar la confianza de la gente», que en el último mes «ha vivido con miedo». Los griegos han asumido, sin embargo, que el fin del control de capitales se puede alargar mucho tiempo. Como indica el joven, «al menos un año». Como ejemplo, según él, «sólo hace falta mirar a Chipre, que tardó dos años» en levantar todas las restricciones al sector bancario.

No todo serán buenas noticias para los griegos en este inicio de semana. Hoy lunes entran en vigor las fuertes subidas del IVA. Los medicamentos, libros y teatro se sitúan en una tarifa superreducida del 6%; los alimentos, hoteles, energía y agua en el 13%, y el resto en el tipo general del 23%, incluida la restauración que antes gozaba de un 13%. El aumento de ese tributo en restaurantes fue una de las cuestiones más peliagudas en la negociación entre Grecia y los acreedores.

La subida del IVA fue una de las medidas aprobadas por el Parlamento el miércoles, dentro de un primer paquete de seis reformas, indispensable para iniciar la negociación del tercer rescate.

Los cambios, sin embargo, han descolocado a la población. Ayer por la tarde se acumulaba una larga fila de taxis en frente de Tzemos, una de las cinco compañías en Atenas que ofrecen el servicio técnico para cambiar del 13% al 23% el IVA en los taxímetros. Uno de los taxistas que espera en la cola, Danny Bakis, cuenta que lleva más de cuatro horas de espera. Además, como el resto de sus compañeros, está convencido de que sus ingresos bajarán, un 20% calcula: «Si aumenta un 10% el IVA en el combustible y otro 10% en nuestras carreras, el negocio no sale rentable».

El enfado entre los comerciantes es considerable, y sobre todo en los restaurantes. La dueña de un bar, Ellena Tsonga, afirma que «los clientes ya se están quejando por esa subida» y seguro que «se va a notar al final de mes».

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »