Mundo

Los partidos españoles cambiarán la ley para que aumente el voto emigrante

El conservador Partido Popular (PP) y el Partido Socialista (PSOE) abordarán en los próximos meses una nueva reforma de la ley electoral con el fin de aumentar la participación de los españoles residentes en el extranjero en los comicios generales y regionales.

Esto se produce después del notable descenso que ha acarreado la introducción del llamado voto rogado, que implica solicitar previamente ejercer el derecho de sufragio.

La obligación de los censados en el exterior de comunicar personalmente su voluntad de ejercer el sufragio como paso previo a recibir las papeletas se incorporó a la ley a comienzos de 2011 para garantizar la identidad del elector y evitar manipulaciones.

El gobernante PP y PSOE se han replanteado esta medida a la vista de las quejas de los colectivos de emigrantes y de la elevada abstención registrada en los comicios celebrados en el último año.

El director del PP en el Exterior, Alfredo Prada, y la secretaria de Emigración del PSOE, Carmela Silva, han empezado a intercambiar ideas sobre cómo incentivar el sufragio de los “residentes ausentes”, según informaron.

En las elecciones regionales del pasado mayo y en las generales del 20 de noviembre pidieron votar un 10 por ciento, pero solo la mitad remitieron a tiempo la papeleta.

En los últimos comicios regionales en Andalucía, votó el 7,1 por ciento, y en Asturias, participó solo el 3,3 por ciento de los residentes en el exterior.

“Estos datos marcan una tendencia de muy escasa participación. Hay que buscar una fórmula que simplifique el sistema. El voto rogado ofrece garantía y seguridad jurídicas, pero es complicado y complejo”, admite Prada.

La PP propone suprimir el voto rogado para quienes depositen las papeletas en las urnas de los consulados y mantenerlo para los que lo cursen por correo.

“Así votarían en igualdad de condiciones que los residentes en España”, opina Prada, al recordar que el voto por correo en territorio nacional también requiere un trámite previo.

El PSOE, en cambio, eliminaría en todos los casos la obligación de comunicar el deseo de votar.

Según Carmela Silva, la solución pasa por favorecer el voto en urna en los consulados y que los residentes en el exterior tengan su propia circunscripción electoral, en vez de estar distribuidos entre las 50 actuales.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »