La nación

Los republicanos ofrecen una rama de olivo para iniciar el diálogo migratorio

Washington, 13 nov (EFE).-

Tras su derrota en la contienda presidencial la semana pasada, líderes del Partido Republicano se muestran dispuestos a reabrir un diálogo sobre la reforma migratoria, mientras la comunidad latina espera con recelo.

El viernes pasado, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, adoptó un tono conciliatorio en el campo migratorio y admitió la importancia de buscar una solución “sensata” a la presencia de unos 11 millones de indocumentados que se calcula que hay en el país.

Al tender una rama de olivo, Boehner no dio detalles pero insistió en que “ya es hora de hacer el trabajo”.

Por su parte, los senadores Charles Schumer, demócrata por Nueva York, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur, se han comprometido a reactivar pronto el diálogo migratorio.

Según ha dicho Schumer a la cadena NBC, él y Graham tienen un plan para ganarse el respaldo de todas las partes interesadas en el espinoso asunto y conseguir el “sí” del Congreso a la reforma.

Ese plan incluirá el reforzamiento de la seguridad fronteriza, la elaboración de documentos migratorios a prueba de fraude, el fomento de la inmigración legal y requisitos muy “estrictos” para los indocumentados que buscan la residencia permanente.

El presidente, Barack Obama, ha vuelto a insistir en impulsar la reforma migratoria, una promesa incumplida de cuando buscó el apoyo latino en 2008.

Obama ganó la reelección con el 71 % del voto latino, contra el 27 % que obtuvo su rival republicano, Mitt Romney, y ahora la comunidad hispana ha dejado en claro que le pasará la factura en su segundo mandato.

Mientras, los republicanos afrontan un período de reflexión sobre su derrota en las urnas y la urgencia de reformarse para sumar adeptos entre las minorías.

El domingo, el exsecretario de Comercio Carlos Gutiérrez reiteró la advertencia que ya han hecho otros republicanos de corte moderado: el Partido Republicano tiene que reformarse o, de lo contrario, correrá el riesgo de reducir su influencia en la vida política del país.

“La perspectiva que obtuve (de la contienda) es que los latinos tuvieron miedo… tuvieron miedo del Partido Republicano, y creo que ese miedo es el que nos causó la derrota”, afirmó Gutiérrez en un programa de tertulia en la cadena televisiva CNN.

Ese miedo, según Gutiérrez, fue producto de la imagen de “xenófobos” y la retórica anti-inmigrante de algunos republicanos, cuando su partido debe más bien “dar la bienvenida a los inmigrantes”.

El presentador de la cadena Fox News, Bill O’Reilly, por ejemplo, dijo durante la noche electoral que Obama ganó porque apostó por los votantes que, a su juicio, “quieren cosas”, y lamentó los cambios demográficos que han borrado a su “América tradicional”.

O’Reilly se hizo eco del temor de los conservadores, expresado a veces de forma muy cruda en internet, de que las minorías no sólo superan a la mayoría blanca sino que quieren vivir dependiendo de ésta.

Pero el columnista David Frum ha atacado el “feo prejuicio” de los republicanos y considera que éstos no tienen razón de sufrir ahora una “desesperación apocalíptica”, porque la sociedad estadounidense no está dividida entre “quienes hacen” y “quienes toman”, y muchos menos con distingos raciales.

El mayor programa de asistencia social del Gobierno federal, por ejemplo, el “Medicare”, que ayuda a ancianos y jubilados, “beneficia a una población donde los blancos conforman el 85 %”, ha señalado Frum.

A corto plazo, la urgencia más inmediata del Congreso es consensuar una solución al déficit que evite un aumento de impuestos y recortes masivos del gasto público a fines de año.

En 2013, sin embargo, los legisladores deben reactivar el diálogo sobre la reforma migratoria, que permanece en el congelador desde 2010.

El mejor consejo para los republicanos viene de la pluma de Frum: “Deben tomar un par de aspirinas, y quedarse quietecitos en casa hasta que se les baje el mal humor y estén listos para decir y hacer algo útil de nuevo”.

Ese “algo útil” incluiría comenzar a forjar un acuerdo bipartidista con los demócratas para reformar el sistema migratorio de Estados Unidos.

El senador demócrata ChuckSchumer. EFE/Archivo

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »