Mundo

Los terroristas de Bruselas pretendían atentar durante la Eurocopa

Bruselas – EFE

Los terroristas islamistas que atentaron el 22 de marzo en Bruselas barajaron como objetivo inicial la Eurocopa que albergará Francia durante los meses de junio y julio, según habría confesado el yihadista Mohamed Abrini, vinculado a estos ataques y a los del pasado 13 de noviembre en París.

La policía belga en una imagen de archivo de una redada en Etterbeek EFE.

La policía belga en una imagen de archivo de una redada en Etterbeek
EFE.

Antes de cambiar sus planes y redirigir su ofensiva contra Bruselas, los yihadistas realizaron una especie de tormenta de ideas en la que llegó a sonar el barrio parisino de La Défense y la asociación católica Civitas, según fuentes citadas por el periódico francés ‘Libération’. Así queda recogido en un ordenador hallado por las fuerzas de seguridad belgas en una papelera cercana a la vivienda de la que partieron los terroristas el pasado 22 de marzo. Los archivos confirmarían también los contactos entre esta célula y Siria, desde donde recibirían órdenes. La célula, ante el rápido progreso de las investigaciones, decidió precipitar la acción y realizar un ataque en Bruselas, que finalmente se efectuó el 22 de marzo con el resultado de 32 víctimas mortales.

La Fiscalía federal belga confirmó ayer que “numerosos elementos de la investigación indican que el objetivo del grupo terrorista era golpear de nuevo Francia“.

El Ministerio público explicó en un comunicado que los terroristas, “sorprendidos por la investigación, que avanzaba a grandes pasos, finalmente tomaron la decisión urgente de atacar en Bruselas”.

Los terroristas efectuaron sendos ataques en el metro de la capital y en el aeropuerto de Bruselas-Zaventem cuatro días después de ser capturado en la capital belga Salah Abdeslam, presunto cerebro logístico de los atentados del 13 de noviembre en París.

Por otra parte, la Fiscalía informó de que un juez de instrucción inculpó hoy a Mohamed Abrini -ya imputado por el 13-N- de “participar en actividades de un grupo terrorista, asesinatos terroristas y tentativas de asesinatos terroristas” en el marco de la investigación de los atentados del 22 de marzo en Bruselas.

“El juez de instrucción especializado en materia de terrorismo ha puesto a Mohamed Abrini bajo mandato de arresto en el marco del dossier relativo a los atentados de Bruselas (en el metro) y de Zaventem (en el aeropuerto)”, indicó.

El sábado el juez ya impuso a Abrini, detenido el viernes, los cargos de participación en actividades terroristas y asesinatos terroristas en relación con los atentados del pasado 13 de noviembre en París, por los que era buscado tras ser visto junto a Abdeslam en una gasolinera de camino a la capital gala dos días antes.

Sus huellas y ADN se encontraron en el piso del distrito bruselense de Schaerbeek del que partió el comando que atentó contra el aeropuerto, así como en el Renault Clio que utilizaron los terroristas en los atentados de París.

La Fiscalía también confirmó el sábado que Abrini es el tercer terrorista que huyó de los atentados en el aeropuerto de Bruselas-Zaventem, conocido como el “hombre del sombrero”.

En su declaración, Abrini reconoció estar presente en esos actos tras ser confrontado a los resultados de diversas evaluaciones de expertos.

Además, confesó que se había deshecho de la chaqueta que llevaba en una papelera y que había “vendido” el sombrero.

Las cadenas RTBF y VTM recordaron hoy que la Fiscalía no se basa sólo en la declaración de Abrini para afirmar que es el sospechoso del sombrero, sino también en “evidencias científicas”.

Por otra parte, medios como la RTBF o la cadena pública flamenca VRT señalaron hoy que la operación de envergadura desplegada el sábado por la Policía belga en el distrito bruselense de Etterbeek buscaba un piso franco del que partieron supuestamente Khalid El Bakraoui y Osama Krayem, que conformaban el comando que atentó contra el metro.

Aseguraron que los investigadores esperaban localizar ese piso y también la bolsa con la que se vio en unas imágenes captadas por una cámara de seguridad a Krayem, idéntica a la que llevaba El Bakraoui, quien finalmente se inmoló en la parada de Maelbeek.

Los investigadores siguen buscando “activamente” esa bolsa, que podría contener explosivos, indicó la cadena pública francófona RTBF en su informativo.

Krayem, de nacionalidad sueca y detenido el viernes como sospechoso del 13-N, fue confirmado el sábado como el “segundo hombre del metro” y un juez de instrucción le inculpó de participar en actividades de un grupo terrorista y de asesinatos terroristas en el marco de los atentados de Bruselas.

La Fiscalía confirmó que se habían efectuado registros en un apartamento de la calle des Cassernes pero precisó que la operación resultó “negativa” al no hallarse armas ni explosivos.

Según testigos, la operación incluyó a varias decenas de efectivos así como a francotiradores, artificieros y un gran perímetro de seguridad.

Además, la VRT indica que los investigadores están buscando a una tercera persona que Abdeslam fue a recoger en coche a Ulm (sur de Alemania) en septiembre pasado, un sospechoso que aún no ha sido localizado (los otros dos eran Krayem y Amine Choukri, ya arrestado).

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »