La nación

Mujer se inventaba los análisis de droga para la Policía

La química Annie Dookhan, que trabajaba para el laboratorio estatal situado en el barrio Jamaica Plain, en Boston (Massachusetts), confesó que se inventaba los resultados de los análisis de droga que hacía. Mientras sus compañeros analizaban entre 50 y 150 muestras al mes, ella analizaba 500.

Para sus compañeros, estas cifras podrían ser señal de algo delicado. Como, por ejemplo, que Annie Dookhan se estaba inventando los resultados y firmándolos por firmar sin hacer ni un solo análisis. O, como ha resultado ser el caso, que llevaba sin hacer su trabajo correctamente en parte de los 34.000 casos en los que ha participado en sus nueve años de carrera.

Según muestra un informe policial de 100 páginas, las sospechas sobre el trabajo de Annie Dookhan venían de lejos, pero sus supervisores no hicieron nada al respecto. Ni siquiera cuando descubrieron que gran parte de su currículum vitae era falso.

Hasta el momento, las consecuencias de sus actos se han visto seguidas de cerca por los titulares de la prensa de Boston: por un lado, la dimisión y el despido de varios altos cargos del laboratorio. Y, lo que es mucho más grave, ahora se está dudando de los miles de resultados en los que Dookhan estuvo involucrada y que resultaron que 1.141 presos acabaran en la cárcel.

Cuando por fin confesó, Dookhan confesó haber tirado droga sin haberla analizado; haber desplazado muestras de un caso a otro para que uno pareciera más suave y el otro más grave y haber firmado por sus compañeros en pruebas que ella misma nunca realizó y cuyo resultado se inventó.  / Agencias.

Foto: La química Annie Dookhan. / Agencias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »