Deportes

Nigeria gana a Islandia y le da un respiro a Argentina

Musa convierte el segundo gol de Nigeria. SERGIO PEREZ. REUTERS.

Dos goles de bandera de Musa impulsan a la selección africana ante Islandia (2-0) y regalan una vida extra a la albiceleste para una última jornada de infarto con tres selecciones para una plaza

22 de junio de 2018 – Agencias.

Hace unas semanas Islandia y Nigeria formaban parte del grupo de selecciones a las que se les suponía de paso en Rusia. La primera, sorpresa en la Eurocopa de 2016, pisaba por primera vez la fase final del Mundial mientras que el país africano, algo más habituado a dejarse ver por la cita, nunca fue más allá de los octavos. En un grupo con Croacia y Argentina por delante pensar en igualarlo sonaba a historia de ficción. Pero en la Copa del Mundo más imprevisible que se recuerda en décadas, la depresión de Argentina lo convirtió en una posibilidad real. Hasta el duelo entre ambas lo veía más claro Islandia y ahora lo hace Nigeria. También Argentina. La victoria africana con dos tantos sensacionales de Musa regala una vida extra a los de Sampaoli después del varapalo ante Croacia. La última jornada será vida a muerte: si Nigeria gana está dentro y se consuma el fracaso de Argentina. Si hay empate o victoria albiceleste entra en escena Islandia, que dejó escapar una oportunidad de oro para depender de sí misma.  Más perdonavidas de lo permitido y endeble y alocada de lo habitual queda resignada a ganar o empatar ante Croacia y esperar. Todo abierto y todo cuenta, hasta una tarjeta, para agarrarse a los octavos.

El frenético escenario era difícil de imaginar anoche para Argentina. Quizás tampoco se lo planteaba Islandia en el momento del descanso, al que llegó relativamente relajada, un par de pasos por delante de una Nigeria excesivamente temerosa en el primer acto. Lo cierto es que ninguna apostó por ganar de primeras. Importaba no perder. Pero sí se acercaron más los europeos, dirigidos fantásticamente por Sigurdsson, su hombre más talentoso. De sus botas salieron las dos primeras acciones de peligro. No atinó en ninguna y eso era peligroso para una Islandia que vive de convertir lo poco que genera. No se asomaba Nigeria, donde permanecían a la sombra Musa y Kelechi Iheanacho. Solo lo intentaba Moses, pero sus centros laterales ni siquiera cosquilleaban a las torres islandesas.

Más peligro llevaban los de Bjarnason, Saevarsson o Sigurdsson. Un balón tras otro se paseaba a un palmo de la meta de Francis sin que nadie que merodease por allí se atreviese a meter la pierna o lo que fuera. Por la parcela de Halldórsson, héroe patrio tras atajar el penalti a Messi en el primer partido, no se oía ni un ruido. El portero dejó de ser un espectador cuando le tocó atajar sin mayores problemas un inocente tiro de Etebo en el primer minuto de la segunda mitad. Era el primer disparo de Nigeria. Y era una declaración de intenciones que no se olió Islandia. Los africanos pasaban al ataque: querían ganar.

Ni tres minutos más tardó Musa en dejárselo claro al combinado de Heimir Hallgrímsson, extrañamente sorprendido en una de sus jugadas de estrategia. Intentó sacar Islandia un centro de un saque de banda y cuando se quiso dar cuenta un corrillo nigeriano celebraba en la banda. Recuperó Musa y corrió y centró Moses para que el propio punta, un velocista nato, la pinchase en el aire antes de fusilar a Halldórsson. El gol desató a Nigeria y desnortó a Islandia, irreconocible hasta el final. Pese a que la derrota por la mínima no le suponía un problema ni mucho menos crítico, entró al envite del desorden y la ida y vuelta que le propuso el cuadro africano, el escenario menos propenso y que más le incómoda un grupo hermético, acostumbrado a lo contrario. Evidentemente le salió mal. Un latigazo de Ndidi puso costarle otro susto y poco después Musa volvió a avisar con un disparo al travesaño. No se libró a la tercera. Sprint de gacela del delantero del Leicester para zafarse de su marcador, recorte al portero y pausa antes de confirmar a Nigeria en la segunda plaza del grupo y dejar a Islandia igualada con Argentina

Ni la justicia del VAR alivió a los nórdicos en una pena máxima que mandó a la grada Sigurdsson. Sorprendió Nigeria y respiró Argentina con la bravura de quien resucita. Una plaza, tres selecciones y una jornada de infarto para resolver el inesperado enredo del grupo D.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »