Mundo

Ningún cardenal o mujer son investigados por el robo de documentos, según el Vaticano

Ningún cardenal y ninguna mujer están siendo investigados por la filtración de documentos reservados del Vaticano, afirmó su portavoz, Federico Lombardi, quien aseguró que el papa está informado de todo y que la línea impuesta es la de la “transparencia para devolver la confianza”.

Lombardi aseguró también que el mayordomo de Benedicto XVI, Paolo Gabriele, de 46 años, detenido el pasado miércoles (aunque se supo un día más tarde) por el robo de esos documentos está dispuesto a colaborar con la Justicia vaticana.

“Ningún cardenal, italiano o extranjero, está siendo investigado, así como ninguna mujer. Lo desmiento de manera tajante. Lo que se cuenta es pura fantasía”, aseguró Lombardi a los periodistas en el Vaticano en relación a lo publicado hoy por la prensa italiana, que aseguraba que una supuesta fémina “que vive fuera del Vaticano y que ha acompañado al papa en viajes internacionales”, así como a un cardenal italiano están detrás de la trama y están siendo indagados.

Lombardi señaló que el hecho de que la comisión cardenalicia creada por el papa para investigar la filtración de documentos reservados, que preside el español Julián Herranz, pregunte a diferentes personas, entre ellas purpurados, “no significa que sean sospechosos”.

El jesuita calificó asimismo de “muy exagerado y sin base” las informaciones aparecidas hoy en la prensa referentes a que detrás del robo de documentos y filtración a los medios supuestamente se esconde una lucha interna por el poder entre facciones vaticanas contrarias al actual secretario de Estado, Tarcisio Bertone.

Sobre el estado de ánimo de Benedicto XVI, teniendo en cuenta que el hasta ahora único detenido es su mayordomo, el portavoz dijo que el papa está “triste”, que es “consciente de la gravedad” de la situación y que la afronta “con serenidad”.

“Es una situación claramente dolorosa, tanto porque conoce a Paolo como por la imagen negativa de la Iglesia y de la Santa Sede que se da”, manifestó Lombardi, quien añadió que la línea impuesta es “la transparencia” para restablecer lo más pronto posible un clima de verdad y confianza.

Sobre la situación de Gabriele, el portavoz señaló que sigue detenido, que el domingo acudió a misa y hoy ha sido visitado de nuevo por su abogado, Carlo Fusco, quien entregó un comunicado a Lombardi -que lo facilitó a la prensa- en el que cuenta la decisión del mayordomo de colaborar con la Justicia.

“Gabriele ha declarado al juez que ofrecerá la más amplia colaboración y que ello se producirá una vez que yo y la otra abogada defensora, Cristina Arru, hayamos estudiado bien el caso”, escribió Fusco.

En la nota aseguró que Gabriele “responderá a todas las preguntas y colaborará con los investigadores para que se sepa la verdad”.

Fusco expresó su “estupor” ante las informaciones aparecidas en la prensa respecto a que en la casa del mayordomo, que vive en el Vaticano, la Gendarmería Vaticana confiscara “cajas de documentos en cantidades impresionantes y aparatos para fotografiar o reproducir cartas”.

Según Fusco, algunos periodistas afirman conocer esos elementos del proceso, “cuando éste está cubierto por el secreto del sumario y todavía no lo conocemos ni nosotros”.

También aseguró que la esposa de Gabriele sigue viviendo en el Vaticano, que el mayordomo está “sereno y tranquilo” y que él le defiende por la amistad que les une desde niños.
La comisión de cardenales que preside Herranz prosiguió hoy sus investigaciones y, según precisó Lombardi, prolongará sus indagaciones el tiempo que sea necesario y no tiene “intenciones de dejarse influir por la presión mediática”.

Según fuentes vaticanas, las investigaciones se centran ahora en saber si Gabriele actuó sólo o ayudado por otros “topos”, que filtraron los pasados meses documentos reservados enviados a Benedicto XVI y a su secretario, Georg Ganswein, que fueron publicados por una emisora de televisión italiana (La 7) y en un diario (“Il Fatto Quotidiano”) y recogidos en el libro “Sua Santità”, del periodista Gian Luigi Nuzzi.

Hoy, el diario “La Repubblica” publicaba una entrevista con un presunto “topo” que asegura que sus acciones sólo tienen por objetivo proteger a Benedicto XVI de las pugnas internas en el Vaticano y que detrás de las filtraciones se encuentran más personas.

El supuesto “topo” aseguró que la destitución del presidente del Banco del Vaticano (IOR), Ettore Gotti Tedeschi, se produjo por los “celos” de Bertone por el hecho de que este solo daba cuentas de su actividad al papa.

Preguntado Lombardi si la destitución de Gotti Tedeschi y el arresto de Gabriele están relacionados, el portavoz dijo que son casos distintos y que no hay “que confundir las pistas”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »