Inmigración

Nominado a Secretaría de Defensa en pro de reforma migratoria

En este nuevo año, el ex senador republicano Chuck Hagel (Nebraska), nominado del presidente Barack Obama para sustituir a León Panetta como Secretario de Defensa, podría ser una pieza de gran ayuda para el primer mandatario en la búsqueda de una reforma migratoria.

NominadoHagel, un moderado que se opuso a la invasión de Irak, en 2006 patrocinó un plan de reforma migratoria cuando en el Congreso se daba por muerto el debate y se abrió la puerta de una ola antiinmigrante que se regó por todos los estados del país.

El ex senador, de 66 años, ex militar condecorado y veterano de la guerra de Vietnam, es visto con recelo por el ala ultra conservadora del Partido Republicano por su rechazo en dos ocasiones a la invasión en Irak y su postura pro inmigrante.

Y es que Hagel, junto con el senador Mel Martínez (republicano de Florida), patrocinó en 2007 un plan de reforma migratoria basado en puntos y que, de haber sido aprobado, habría permitido la legalización de millones de indocumentados.

El proyecto proponía separar a los indocumentados en tres grupos, según su año de llegada a Estados Unidos, y cada uno sería tratado en distinta forma.

La iniciativa Hagel-Martínez era más generosa con los que llevaban más de cinco años en el país, pero no ofreció nada a los que llevan indocumentados menos de dos años en Estados Unidos.

Los beneficiarios

El plan incluía un camino a la ciudadanía para indocumentados que se encontraban en Estados Unidos desde antes del 7 de enero de 2004, siempre y cuando reunieran un puntaje de acuerdo a una lista que se incluía en el proyecto.

La iniciativa percibía que aquellos inmigrantes sin papeles que entraron a Estados Unidos después del 7 de enero de 2004, y aquellos “que no están contribuyendo a nuestro país”, deberían ser “identificados y deportados”.

Detallaba que, además de estar en el país desde antes de una fecha específica, para calificar, los extranjeros indocumentados debían pagar impuestos, carecer de antecedentes criminales, hablar inglés y tener conocimiento de la historia de Estados Unidos.

Los favorecidos también deberían pagar una multa de $2,000 y honorarios adicionales al iniciar el proceso de legalización.

Los sustentos de la propuesta

El plan se fundamentó en el proyecto de reforma migratoria que el Senado aprobó en mayo de 2006 (que incluyó una enmienda respaldada por Hagel) y que separó a los indocumentados en tres grupos, y a cada uno de ellos los trató de manera diferente:

Grupo 1. Estaba integrado por indocumentados que llevaban cinco años o más en Estados Unidos. Accederían a una residencia temporal de seis años y luego a la residencia permanente. Once años más tarde, podrían solicitar la ciudadanía. Se beneficiarían 7.8 millones.

Grupo 2. Estaba integrado por indocumentados que llevaban más de dos años y menos de cinco en el país. Deberían registrarse en un puesto fronterizo y calificarían para un permiso temporal de trabajo hasta que cumplan cinco años de estadía. Cumplidos cinco años, deben cumplir con los requisitos del Grupo 1. Se beneficiarían 3.5 millones.

Grupo 3. Estaba integrado por indocumentados que llevan menos de dos años en Estados Unidos (contados a partir de una fecha determinada por el Senado). No calificarían paran ningún tipo de beneficio y deberían irse del país. Afectaría a 1.4 millones.

El plan Hagel-Martínez subrayaba que los extranjeros favorecidos no podrán iniciar un trámite de ciudadanía sino hasta 13 años después de tener la tarjeta verde. / Agencias.

Foto: El ex senador republicano Chuck Hagel (Nebraska). / Agencias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »