Editorial

Nuestras tradiciones, propias y ajenas

31 de octubre de 2019 – por: El Director.

En un país como en el que vivimos, la mezcla de las diferentes etnias enriquece nuestra convivencia; son muchas las culturas que nos rodean y lo bello de ello, es la forma como cada una de estas rinde culto a sus tradiciones. Octubre, noviembre y el final de año, están llenos de eventos que nos muestran las diferentes celebraciones que cada cultura realiza como herencia de sus antepasados impregnada en su mente.

Uno de nuestros vecinos es de ancestros hindúes, (americanos, pero que al igual que nosotros, no olvidamos nuestras costumbres ancestrales) y el pasado 27 de octubre celebraron su fiesta de fin de año.

Por eso traigo a colación su significado y como lo celebran

La comunidad hinduista acaba de festejar el Diwali, o año nuevo hindú, Durante el Diwali, celebrado una vez al año, la gente estrena ropa nueva, comparte dulces y hacen explotar petardos y fuegos artificiales. Es la entrada del año nuevo hindú, y una de las noches más significativas y alegres del año. (hasta aquí muy parecido a la manera como también nosotros celebramos nuestro Año Nuevo)

La divinidad que preside esta festividad es Lakshmí, consorte del dios Vishnú. Ella es quien otorga la prosperidad y la riqueza, por eso es especialmente importante para la casta de los comerciantes (vaisyas). También el dios Ganesha es especialmente venerado ese día. En el este del país se venera particularmente a la diosa Kali.

La fiesta tiene lugar en el decimoquinto día de la quincena oscura del mes de kārttika (que cada año puede caer entre el 21 de octubre y el 18 de noviembre), y puede durar cuatro o cinco días.

Las casas se limpian de forma especial y se adornan con diversos motivos y lámparas de aceite o velas que se encienden al atardecer. Es usual celebrar una comida compuesta de sabrosos platos y dulces, hacer regalos a las personas cercanas y familiares, también son comunes los fuegos artificiales y los juegos. Es el momento para renovar los libros de cuentas, hacer limpieza general, reemplazar algunos enseres del hogar, pintarlo y decorarlo para el año entrante. Es tradición que la diosa favorecerá de forma especial a quienes se reconcilien con sus enemigos.

Bueno ya hemos conocido un poco de la rica cultura hinduista, recordemos que la India tiene (datos del 2018) una población de mil millones trescientos cincuenta y tres mil personas, es el segundo país más poblado de la tierra, después de China.

Ahora demos un salto a nuestras creencias y hablemos un poco del Pan de Muerto que forma parte fundamental de los altares del Dia de los Difuntos de celebración en este mes. También, cada uno de estos eventos nos cuenta las tradiciones de nuestros ancestros, relatos fantásticos que se confunden con el transcurrir del tiempo y que cada uno de nosotros celebramos a nuestra manera, así como los hindúes lo hacen con el fin de año en octubre, nosotros lo hacemos este mes rindiéndole culto a nuestros muertos.

El Pan de Muerto, práctica muy mexicana, constituye parte central de cualquiera de los altares conque se conmemora a nuestros difuntos. De acuerdo con la Secretaría de Economía mexicana, la venta de pan de muerto representa el 1 % del total de los ingresos de los panaderos nacionales, por lo que es de vital importancia para el gremio.

Un poco de historia: Desarrollado durante la Colonia, este pan tradicionalmente hecho con harina de trigo, huevo, leche, mantequilla, azahar, anís y espolvoreado con azúcar, se consume principalmente en el centro del país, con algunas variaciones regionales. En todo México, este 1 y 2 de noviembre se celebra el Día de Muertos y en algunas regiones es costumbre colocar altares, en donde no puede faltar, como mencione anteriormente, el sabroso Pan de Muerto, que es para los mexicanos y no mexicanos un verdadero placer.

Los historiadores han coincidido en señalar que las familias mexicanas tienen un gusto particular por este pan, el cual mantienen por tradición desde hace varios siglos; ahora, es uno de los elementos más importantes en las ofrendas del Día de los Fieles Difuntos. También han manifestado que el surgimiento de dicho pan se remonta a la época de los sacrificios humanos y a la llegada de los españoles a la entonces Nueva España, en 1519. En aquel tiempo, una princesa era ofrecida a los dioses en sacrificio; su corazón aun latiendo se introducía en una olla con amaranto para morderlo posteriormente en señal de agradecimiento por una buena cosecha o haber vencido a un enemigo. Los españoles, al no consentir este tipo de prácticas, elaboraron un pan de trigo en forma de corazón, bañado en azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella y así surgió el Pan de Muerto.

Como ven, las diferentes etnias con las que aquí convivimos rinden culto a sus tradiciones de manera especial, tienen variados ritos, llenos de fantásticos relatos, que forman parte de su esencia, son nuestras herencias ancestrales y cada uno de nosotros las celebramos a nuestra manera, así seamos americanizados.

 

El Director
Ing. Jairo Vargas
jairo@latino-news.com
Latino News, LLC

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lo más leído

To Top
Translate »