Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Países Bajos se blinda frente a los ciberataques electorales

15 de marzo de 2017 – Ámsterdam – Agencias.

Ante el temor a posibles ataque cibernéticos, el Gobierno holandés decidió en febrero volver al recuento manual para realizar el escrutinio de las decisivas elecciones generales de hoy. En vista de las sospechas de la injerencia rusa en las presidenciales de Estados Unidos el pasado noviembre para favorecer la victoria de Donald Trump, las autoridades de La Haya no quieren correr ningún riesgo. “Quiero que todo el mundo esté seguro de que los resultados son los resultados”, sentencia el ministro del Interior, el socialdemócrata Ronald Plasterk.

El Consejo Electoral ya ha advertido de que el recuento manual, además de retrasar la publicación de los resultados oficiales y ser más costoso para el contribuyente, puede favorecer el aumento de los errores humanos. De ahí que los partidos no se aventuren a predecir cuándo se podrá saber con completa seguridad el vencedor de la que parece será una larga noche electoral.

Relaciones La Haya-Moscú

Aunque sin señalar directamente al Kremlin, el minisro de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Bert Koenders, reconoce que “no tengo evidencias concretas, pero no soy ingenuo sobre ello”. Más directo, Kees Verhoeven, diputado de los demócratas liberales (D66), asegura que “a consecuencia del referéndum sobre Ucrania y el [derribo del vuelo] MH17, Países Bajos es un objetivo potencialmente muy ineresante” para Rusia. Y es que las relaciones diplomáticas entre La Haya y Moscú no atraviesan precisamente por su mejor momento tras la anexión rusa de la península de Crimea y el derribo el 17 de julio de 2014 de un avión de Malaysian Airlines con 298 pasajeros a bordo, entre ellos 196 holandeses. Países Bajos y Naciones Unidas atribuyen la tragedia aérea a un misil tierra-aire lanzado por los separatistas rusos, apoyados por Rusia.

Brechas de seguridad en el recuento

Más allá de los deseos que puede albergar una potencia extranjera en influir en el futuro político de Países Bajos, recientes investigaciones periódisticas han revelado las brechas de seguridad del recuento electoral en el país. Un reportaje de la cadena RTL mostró el riego que supone que, como hasta ahora, se transmitan de manera manual, con un simple pen drive, los resultados del escrutinio a los 20 centros electorales con los que cuenta el país. Los periodistas demostraron que los equipos informáticos no estaban preparados antes posibles virus, troyanos o “malwares”.

Con todo, el celo de los holandeses para que se respete su voluntad expresasada en las urnas no es nueva. Desde 1991, los votantes empleaban un ordenador en los colegios electorales para ejercer su dero al voto. Sin embargo, ante la presión ejercida por la asociación No Confíamos en los Ordenadores, se decidió en 2009 volver al uso del lápiz rojo para marcar la casilla del candidato elegido. Una propuesta para reintroducir el voto electrónico fracasó el año pasado.

La preocupación por la seguridad también ha llegado a las instituciones holandesas. Tras demostarse la facilidad con la que se puede acceder a los perfiles de los diputados en las distitnas redes sociales, la presidenta del Parlamento organizó un curso de ciberseguridad para sus señorías. Asimismo, las investigaciones del dirio “NRC Handelsblad” también sacaron a la luz la vulnerabilidad de las páginas web de los principales partidos políticos. Nuevos tiempos, nuevas amenazas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *