La nación

Powell advierte de que la tensión comercial representa un riesgo para la economía

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal. JAMES LAWLER DUGGAN. REUTERS.

El presidente de la Reserva Federal mantiene la estrategia gradual de retirada de los estímulos pese a la incertidumbre

17 de julio de 2018 – Nueva York – Agencias.

La fricción comercial por los aranceles de Estados Unidos y las represalias de sus aliados puede tener un efecto “negativo” en la buena marcha de la economía, porque la incertidumbre que genera la confrontación desincentivará la inversión si se prolonga demasiado. Así ha expuesto este martes Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal estadounidense, el principal riesgo con el que debe lidiar al definir la estrategia monetaria. La disputa, afirmó, “no tiene precedentes”.

Powell ha afirmado en su comparecencia semestral ante el Senado que las cosas están donde deberían en la economía viendo las condiciones en el mercado laboral y la marcha de la inflación. Eso justifica que se mantenga el curso de retirada gradual de los estímulos monetarios. La posibilidad de decidir dos incrementos más de tipos de interés este año sigue sobre la mesa, adicionales a las de marzo y junio.

El momento de su intervención coincide con dos preocupaciones. Por un lado, el incremento de la presión del lado de los precios. La inflación en junio se elevó al 2,8%, la más alta desde febrero de 2012. Por otro, existe el temor de que los litigios comerciales estén atemperando el crecimiento económico global. El Fondo Monetario Internacional dijo en la víspera que la aceleración de los últimos dos años se atemperó.

La estrategia monetaria actual, ha insistido Powell, es “favorable al crecimiento”. Ha señalado, por ejemplo, que la inversión se mantiene robusta en este momento y que los salarios suben algo más alto que hace un año, aunque no ve que esté causando inflación. El alza de precios la atribuye a la gasolina. El objetivo del 2% de inflación es “simétrico”, ha dicho, los que le da margen para que se mueva por encima o por debajo.

Efecto negativo

Los riesgos, ha asegurado, están “equilibrados” y ha citado dos que pueden tirar a la baja. Uno es el efecto de la política fiscal en las cuentas públicas. El otro es el proteccionismo. Sobre este último, el presidente de la Fed cree que si el objetivo del Gobierno es conseguir que se eliminen las barreras, “podría ser algo bueno para la economía, si funciona”. Pero si se sostienen por un largo periodo, agregó ante el comité bancario del Senado, “será malo”.

El acta de la última reunión de la Fed en junio, en la que se elevó los tipos a una banda entre el 1,75% y el 2%, ya refleja que el debate sobre el litigio comercial genera preocupación entre la mayoría de sus miembros. Eso era cuando EE UU amenazaba con imponer aranceles al acero y el aluminio. A eso se le sumó después el gravamen a una lista con miles de bienes chinos tras acusarla de robarle tecnología.

“La incertidumbre y los riesgos se intensifican”, señala la Fed, “eso puede tener eventualmente un efecto negativo en la confianza de los negocios y en el gasto en inversión”. Las empresas por todo el país, desde los productores de acero hasta los agricultores dedicados a la soja, pasando por las destiladoras de bourbon, están congelando sus inversiones a la espera de una solución.

Jerome Powell venía diciendo hasta ahora que no veía en este momento un impacto material en el conjunto de la economía de EE UU. Lo ve más como un riesgo más adelante, aunque ha afirmado que es “difícil de predecir”. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo algo similar en su intervención anual ante el Congreso, durante la que recibió duras críticas de los republicanos más vulnerables a los aranceles.

Apertura

“El comercio tiene un efecto significativo en la economía”, ha señalado en respuesta a los congresistas. También ha dicho que “los países que están abiertos al comercio, que no elevan barreras, crecen más rápido de aquellos que van en una dirección más proteccionista”. La Unión Europea, ha añadido, no es un enemigo, como dijo el presidente Donald Trump. Pero no dejó de señalar que no se siente cómodo al hablar de este asunto, “es cosa del Congreso y de la Casa Blanca”.

El plan de Powell es seguir subiendo los tipos de interés cada tres meses. En este sentido, ha apuntado que “por ahora” el curso de la política monetaria “no debería ser un misterio”. El tono de su discurso, por tanto, es optimista y explica que la prioridad ahora es evitar que la economía se recaliente, “retirando el impulso extra que permitió a la economía recuperarse tras la crisis financiera”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »