Inmigración

Presidente electo de Guatemala asegura “hablar de acuerdo migratorio” con gobierno de Trump

El presidente electo guatemalteco se reunió con el Secretario de Estado de Donald Trump.

Alejandro Giammattei se desmarca del polémico acuerdo de “tercer país seguro”

9 de septiembre de 2019 – WASHINGTON – Agencias.

El presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, afirmó hoy que EEUU intercederá para que el saliente gobierno del presidente Jimmy Morales le entregue a su equipo de transición toda información sobre el acuerdo de “tercer país seguro” o su implementación, que hasta ahora no ha hecho.

Giammattei se reunió hoy a puerta cerrada con el secretario de Estado de Donald Trump, Mike Pompeo, en el marco de una visita de trabajo a Washington que inició el martes pasado para discutir asuntos migratorios y otros temas de interés bilateral y regional con funcionarios de alto rango de la Administración Trump.

Afuera del Departamento de Estado, Giammattei dijo a la prensa que el gobierno de Morales “hasta el día de hoy no nos ha entregado como gobierno entrante ningún acuerdo, ni siquiera el plan de implementación”.

Permanecer a oscuras de lo que negoció el gobierno de Morales con EEUU ha creado “incertidumbre” respecto al futuro de ese acuerdo, señaló.

Giammattei obtuvo el compromiso de Pompeo de que, en una reunión el lunes próximo con el saliente gobierno de Morales, “le van a pedir que esté presente el gobierno electo, que me parece que es lo correcto”.

“Lo que no me parece correcto es decir a EEUU que le tenga que pedir a Guatemala, cuando el gobierno de Guatemala tiene que entender que ya se va, y que al que le toca implementarlo (el acuerdo) en último caso es a nosotros”, enfatizó Giammattei, quien calificó la reunión con Pompeo como “muy cordial”.

Es que, según el presidente electo, el hermetismo sobre el acuerdo obliga a su equipo a mantener “una reserva al no conocer las cosas”.

“El gobierno que va de salida, es simple, va de salida. Ya no se habla forzosamente de un ´tercer país seguro´, se habla de un acuerdo migratorio para los salvadoreños y hondureños”, afirmó.

Giammattei insistió en que, mientras no asuma las riendas el gobierno a mediados de enero próximo, como mínimo su equipo quiere participar en las negociaciones “en calidad de observadores, porque no sabemos a lo que nos vamos a enfrentar”.

El acuerdo migratorio suscrito por Morales el pasado 26 de julio afronta una serie de trabas legales por parte de entidades que insisten en que Guatemala, con altos índices de pobreza y violencia, no reúne las condiciones para el acopio de migrantes a gran escala, además de que el pacto necesitará la venia del Congreso en ese país.

Durante su visita a Washington, Giammattei ya ha sostenido reuniones con representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para abordar temas de desarrollo, y hoy lo hará con la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID).

Mañana viernes, Giammattei prevé reunirse con el secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, en la que sería su tercera reunión en tres semanas, para profundizar sobre un acuerdo migratorio.

En semanas anteriores, Giammattei había dejado en claro que su gobierno se opone a la puesta en marcha de un acuerdo de “tercer país seguro” para acoger en territorio guatemalteco a migrantes hondureños y salvadoreños que pretendan solicitar asilo en Estados Unidos.

Respecto a los recortes de ayuda para el desarrollo que ordenó la Administración Trump para los países del “Triángulo del Norte”, Giammattei dijo que es un asunto que no le preocupa, y confía en que EEUU terminará respaldando su agenda migratoria.

“Primero vamos a demostrar antes de pedir[…] Después de haber demostrado, yo estoy seguro que EEUU van a colaborar con nosotros como nunca en la historia lo han hecho, cuando miren lo que estamos haciendo, lo que estamos ofreciendo que vamos a implementar”, afirmó.

Parte de lo que estará ofreciendo su gobierno, con la ayuda del BID, es la puesta en marcha de proyectos para mitigar los “graves problemas de desarrollo humano” y una “zona económica especial” en la frontera entre Guatemala y México, para atender las causas de la emigración irregular hacia el Norte, no solo los efectos.

En esa zona se ubican tres de los cuatro departamentos más expulsores de migrantes indocumentados, Huehuetenango, San Marcos y Quiché, donde persisten problemas como el bajo desarrollo, desnutrición, y carencias en las áreas de salud, educación, infraestructura, y desarrollo agrícola y de la agroindustria, precisó.

Por otra parte, Giammattei no ofreció cifras ni detalles sobre el tipo de apoyo que ayer ha comprometido para Guatemala la Oficina para Asuntos Anti-narcóticos del Departamento de Estado pero, con una amplia sonrisa, aseguró que “vamos a contar con el apoyo”.

Lo más leído

To Top
Translate »