Mundo

Protege tu red Wi-Fi

De acuerdo con un informe presentado por una compañía de seguros británica, en tan solo 5 segundos, un hacker puede averiguar la contraseña de la red. Para que a ti no te pase, aquí te damos algunos consejos.

Todos los parámetros que hay que modificar para tener una red Wi-fi segura se controlan desde el menú del router. Para acceder a él, es necesario ponerse en contacto con la operadora con la que tengas contratado el servicio de Internet.

Cifra la red utilizando WPA o WPA2
De fábrica, tu router estará protegido mediante una contraseña WEP. Por muy larga y compleja que esta sea, es más fácil de ser crackeada que un cifrado WP o WP2. Por supuesto, debes crear una contraseña larga, de al menos 14 caracteres de longitud en la que haya letras y números.

Instala un cortafuegos
Este tipo de programa protege a los ordenadores de ataques externos, provengan de Internet, o de la misma red inalámbrica a la que esté conectado tu equipo. Si alguien intenta acceder a tu PC, el software de seguridad se lo impedirá.

Hay que ser misterioso
Nunca llames a tu red inalámbrica con tu nombre o con el nombre de tu empresa. Mejor dejar el que ha configurado tu operador. Una opción profesional es hacerlo completamente invisible, y que los que quieran conectarse tengan que introducir manualmente su nombre. Para hacerlo, hay que desactivar la opción ‘mostrar SSID’. Así, la red se hace invisible y no aparecerá en la lista de nombres cuando otro usuario activa en su ordenador la función ‘Buscar redes inalámbricas’.

Filtros MAC
Cada aparto que puede conectarse a una red Wi-fi (como por ejemplo un Pc, un móvil, una impresora o una tableta) tiene una especie de matrícula llamada MAC. Es un número único que permite a la red Wi-fi identificarlo, en caso de que actives la opción ‘filtrado MAC’ en el sistema de configuración del router. Si lo haces, tendrás que escribir a mano los números MAC de cada artilugio, y así el router sólo les dará acceso a ellos y a ningún aparato más.

Limitar DHCP
Cada vez que un aparato se conecta a tu red, se le asigna una IP. Si limitas el número de DHCP a tres, tan solo 3 dispositivos se podrán conectar. Es una solución perfecta para aquellos que tengan pocos aparatos que se conecten a Internet y lo hagan de forma continua.

Apaga el Wi-fi cuando no lo estés usando
Básica, pero muy efectiva. Si no te hace falta conectarte a Internet, mejor desconectar el router. Así sí que nadie te va a robar el Wi-fi. / Agencias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »