Mundo

Putin «probablemente» aprobó el asesinato de Litvinenko, según la investigación

21 de enero de 2016 – Agencias.

La investigación realizada en Reino Unido por el asesinato del ex espía ruso Alexander Litvinenko, envenenado en 2012 con polonio 210, ha determinado que se trató de una “operación” de los servicios de seguridad rusos (FSB) y ha apuntado que, “probablemente”, contó con la aprobación del presidente Vladimir Putin, según informa la cadena BBC.

Marina Litvinenko, viuda de Alexander Litvinenko,a las puertas del Tribunal de Justicia de Londres.

Marina Litvinenko, viuda de Alexander Litvinenko,a las puertas del Tribunal de Justicia de Londres.

Litvinenko, una voz crítica con el Gobierno ruso, murió en noviembre de 2006 a los 43 años de edad. Falleció tres semanas después de que supuestamnete bebiera té contaminado en un hotel de Londres.

Desde su lecho de muerte, el ex espía denunció que Putin había ordenado su asesinato, algo que desde el Kremlin siempre se ha negado. Para los abogados y la familia de Litvinenko la implicación de la cúpula rusa es la única explicación posible a lo que han descrito como un “ataque nuclear”. Marina Litvinenko, viuda del exespía ruso se ha mostrado “muy satisfecha” de que la Justicia británica haya implicado al presidente Vladímir Putin en la muerte de su marido.

“Estoy muy satisfecha de que las palabras que mi esposo pronunció en su lecho de muerte, cuando acusó a Putin, hayan sido probadas por un tribunal británico”, declaró tras conocer el resultado de la investigación pública sobre el caso.

El juez Robert Owen, encargado de la pesquisa, concluyó hoy que el presidente Vladímir Putin “probablemente” aprobó el asesinato de Litvinenko, que murió envenenado el 23 de noviembre de 2006 después de tomar el té en un hotel londinense con sus excolegas del espionaje ruso Andréi Lugovói y Dmitri Kovtun.

En su declaración a las puertas del Tribunal Superior de Londres, la viuda pidió al primer ministro británico, David Cameron, que se expulse del Reino Unido “a todos los agentes de inteligencia radicados en la embajada” rusa.

También demandó que se impongan “sanciones dirigidas y vetos de viaje sobre los individuos mencionados” en el informe judicial, “incluido el señor Putin”.

Marina Litvinenko afirmó que anoche recibió una carta de la ministra del Interior, Theresa May -que leyó el informe de Owen antes de su publicación-, en la que le promete que “tomará medidas”.

Según la viuda, la misiva sugiere que Cameron no se interpondrá a las “conclusiones perjudiciales” emitidas por el juez Owen.

Alex Goldfarb, amigo de la familia y presidente de la Fundación Justicia para Litvinenko, calificó de “adecuadas y justas” las conclusiones de la investigación y reiteró que nadie en la jerarquía rusa podría haber actuado sin conocimiento de Putin.

Goldfarb pidió al Gobierno británico que obtenga una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que exija la extradición de los sospechosos y compensación para las víctimas.

La Policía británica acusa del crimen a Lugovói (actualmente diputado en la Duma rusa) y a Kovtun, pero ellos niegan su implicación y Rusia ha rechazado su extradición, en un caso que ha tensado las relaciones entre Londres y Moscú.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »