Latinoamérica Hoy

“Que el mundo sepa que Rosa ha muerto”

“Me han matado. Estoy muerta, muerta, no soy nada. Ella era el motivo de mi existencia. Ya no vivo. Rosa ha muerto. Que el mundo sepa que Rosa ha muerto”.

Con estas palabras, describe su sufrimiento, su indignación y su tristeza la madre de una joven embarazada de 16 años que falleció la semana pasada en República Dominicana como producto de la leucemia. Debido a una ley que prohíbe el aborto, la joven mujer no pudo recibir quimioterapia, porque ésta habría implicado la muerte del feto.

La paciente sí recibió tratamiento, pero cuando ya era demasiado tarde. Durante semanas, la sociedad dominicana debatió si intentar salvarle la vida a la madre a costa de la de su hijo sería lícito o no. Nadie se atrevía a intervenirla sin aprobación, por miedo a las represalias.
Para cuando se les dio el visto bueno, habían pasado 20 días desde que la chica fue ingresada en el hospital.

El cuerpo de la niña rechazó la transfusión de sangre que debía prepararla para reaccionar al tratamiento. Después, no respondió a la quimioterapia y su salud empeoró. El viernes pasado perdía al niño y, al poco, se le detuvo el corazón.

Durante estas semanas, la historia de la adolescente embarazada y enferma de cáncer ha servido para que organizaciones como Amnistía Internacional hablen sobre cómo leyes de este tipo aumentan la mortalidad infantil y obligan a las mujeres a irse al extranjero a terminar su embarazo de todas formas. Ahora que ya no se puede hacer nada por la joven, tal vez su destino sea vivir para siempre convertida en moraleja. / Agencias

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »