Editorial

¿Qué nos queda por hacer?

9 de abril de 2020 – por: El Director.

Quien de nosotros se hubiese imaginado hace tres meses cuando se reportaron algunos casos de contagio en Wuhan, China, una ciudad de la que muchos no habíamos oído nombrar nunca, que iba a causar a nivel mundial una situación de confinamiento con continuo aumento de contagios y, desafortunadamente, con cifras cada vez más altas de muertos. Nadie se hubiese podido imaginar que la economía por este hecho, afectaría los bolsillos de todos, sin importar quién fueras: rico, pobre, inmigrante, ciudadano, figura política; no, este COVID-19, o como lo nombran científicamente: SARS-CoV-2., no discrimina ni tiene fronteras, posee pasaporte para entrar y lo ha hecho en casi todos los países del mundo, sin pedir permiso y las naciones a pesar de su tecnología y de sus modernos laboratorios hasta el momento han sido incapaces de frenarlo, solo con medidas extremas como el del aislamiento en casa y el distanciamiento social, aparte de las normas de higiene, se están logrando avances.

¿Cuándo terminará esto? Es la pregunta que todos nos hacemos y los gobiernos con su retorica política, hablan de que pronto se abrirán las puertas para iniciar el retorno a la senda del progreso; sin embargo, los que saben más allá de la política, reconocen que esto no será así, quizás el mundo como lo conocimos hasta hace unos pocos meses, se tardará mucho para ser el mismo, tal vez, no volverá a ser el mismo…

La única manera, como ya lo he mencionado en otros editoriales, de encausarnos en una trayectoria segura, libre de contagios, no es otra que la vacuna, de esta manera inmunizándonos contra este virus, si podremos estar libres de contagio y podremos salir y realizar nuestro día a día, con la seguridad de que nada va a pasar. Lo hemos logrado antes, con la vacuna contra la viruela (más mortífera) o contra el sarampión, solo por nombrar dos de las de más fácil recordación, por los estragos y muertes causadas; de no ser por la vacuna, tendríamos un enemigo peor que el SARS-CoV-2.

El problema es que esta vacuna segura no la vamos a tener dentro de unas semanas, ni dentro de unos pocos meses, según los cálculos más optimistas antes de un año, otros más conservadores en 18 meses.

Ante este panorama la pregunta es: ¿y la economía?, ¿cómo vamos a soportar tanto tiempo?

Si aquí que tenemos recursos económicos no lo podremos soportar, ya se habla de abrir las medidas para reactivar la economía, sin embargo, hemos visto como hemos sido incapaces de suministrar los recursos médicos necesarios para enfrentar la avalancha de contagiados que diariamente necesitan de ayuda en los hospitales, ¿cómo será en otras naciones?, como de las que venimos, que conocemos de la falta de suministros de equipos y de profesionales en épocas sin un virus como este; realmente el panorama se mira desalentador y sin una respuesta clara.

Se pueden abrir las puertas y todos regresar al trabajo, pero ese es un riesgo sumamente alto que puede causar muchísimas muertes, además de desconfianza, temor, violencia social; si se toma una decisión como esta, nadie sabe lo que va a pasar y aquí quizás el remedio sea peor que la enfermedad.

Pero pudiéramos no estar lejos de semejante medida, “Estados Unidos no está hecho para permanecer cerrado” asegura el presidente Trump y en un pequeño primer paso hacia la reactivación del país, el gobierno del presidente Donald Trump podría relajar las directrices respecto al coronavirus a partir del miércoles con el objetivo de facilitar a los estadounidenses que han estado expuestos al virus, pero que no tienen síntomas, puedan volver a trabajar, sobre todo aquellos en empleos esenciales.

Lo importante de cualquier decisión de este tipo, es que se tenga un plan de cómo se va a hacer, en cualquier caso debe realizarse lentamente para evitar más contagios y más muertes.

Esperemos que sea lo mejor para todos, los que continúen en confinamiento deberán seguir cumpliendo con todas las recomendaciones que se han formulado para evitar la propagación de contagios, es una obligación con cada uno de nosotros y para con los demás; tener paciencia y cumplir con lo ordenado, es la clave para salir airosos de esta situación que nos tocó vivir.

Para preguntas y ayuda sobre el COVID-19: For general COVID-19 questions, call 1-800-270-7268

Si necesita ayuda, United Way of Central Alabama, Llama al 2-1-1 call center; 1-888-421-1266

 

El Director
Ing. Jairo Vargas
jairo@latino-news.com
Latino News, LLC

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lo más leído

To Top
Translate »