Editorial

¿Quién hace las leyes?

30 de agosto de 2019 – por: El Director.

Aunque para muchos la pregunta tiene una respuesta obvia, para bastantes no lo es tanto, es así como muchas personas le achacan a la Casa Blanca o al ejecutivo las situaciones que afligen a gran parte de nuestra comunidad inmigrante y es importante conocer que el Ejecutivo es el encargado de que se cumplan las leyes, no de hacerlas, las leyes pueden llevar muchos años de estar escritas algunas desde el inicio de nuestra constitución.

Es por eso que para tener una mejor idea y un escenario más claro en este tema quiero ahondar en la democracia que rige nuestro país y los tres poderes que la conforman.

Inicio diciendo que La Constitución de Estados Unidos, que es la ley suprema de la nación, define la estructura del Gobierno federal y las funciones de sus tres ramas principales:

La rama legislativa: representada por las dos cámaras del Congreso: el Senado y la Cámara de Representantes. Ambas cámaras deben aprobar los proyectos de ley antes de que sean enviados al presidente para su firma. O, en otras palabras: aquí se elaboran las leyes que nos gobiernan.

La rama ejecutiva: representada por el presidente, el vicepresidente, y el Gabinete. Su función es implementar las leyes. O sea, es el encargado de aplicar las leyes que fueron aprobadas por el Congreso y firmadas por el ejecutivo.

La rama judicial: representada por la Corte Suprema y los juzgados federales menores. Interpreta las leyes y tiene la facultad de invalidar o declarar inconstitucional una ley, aunque haya sido aprobada por el Congreso y firmada por el presidente.

Los electores pueden exigir aprobación o no de proyectos de ley en EEUU, este punto es bien importante, porque para evitar leyes que nos agobian, que hacen la vida imposible para los inmigrantes, el único camino es votar para que quien elijamos nos represente, vele por nuestros intereses, presente al Congreso proyectos de ley para enmendar, derogar y/o crear nuevas leyes. Mientras no logremos cambiar las leyes, seguiremos siendo objeto de persecuciones y viviremos bajo la espada de Damocles, que no es otra cosa para el caso de los inmigrantes sin permiso de estadía en este país, las actuales leyes de inmigración.

El sistema legislativo de Estados Unidos es bicameral. El Congreso es la entidad que lo encarna y está constituido por el Senado y la Cámara de Representantes. El Senado está compuesto por 100 miembros, dos senadores por cada estado (hay 50 estados), sin importar su población, y son elegidos por la gente de acuerdo a lo establecido por la 17ma Enmienda Constitucional. La duración de la gestión de los senadores es de 6 años. Cada senador tiene un voto y puede ser reelegido sin limitaciones, pero también cambiado en elecciones cada seis años.

La Cámara de Representantes, o House of Representatives como se le dice en inglés, tiene 435 miembros, según fue determinado por una ley federal en 1910, basada en el censo Décimo Tercer Decenio de ese año. La Constitución limita el número de representantes a no más de uno por cada 30 mil personas, por eso los representantes son diferentes hasta dentro de un mismo condado o municipalidad y a cada habitante según donde viva le corresponde uno o varios representantes determinados. Cada representante tiene un voto, su período dura dos años y puede ser reelegido indefinidamente o cambiado cada dos años si los votantes consideran que no está haciendo un buen trabajo o hay otros candidatos que ofrecen mejores posturas. Como dije anteriormente la función principal del Congreso es hacer las leyes. Los proyectos de ley pueden originarse tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, con una sola excepción provista por el Artículo 1 de la Sección 7 de la Constitución que manda que aquellos proyectos que se refieran a aumentar ganancias deben surgir de la Cámara de Representantes, aunque el Senado puede proponer enmiendas. Por tradición, los proyectos de ley de apropiación general se originan en la Cámara de Representantes.

Los proyectos de ley deben ser aprobados tanto por el Senado como por la Cámara de Representantes para que puedan convertirse en ley y viajan de una instancia a la otra cuando se hacen enmiendas para que cada cámara pueda revisarlos, consentir en su aprobación mediante votación o decidir “desestimarlos”. Cuando un proyecto es aprobado en forma idéntica (el cuerpo de texto sin modificar) por la Cámara y el Senado se vuelve ley después de la aprobación y firma del Presidente de Estados Unidos. También se convierte en ley viva si el presidente falla en devolverlo con objeciones, al cuerpo donde se originó en los siguientes 10 días mientras el Congreso está en sesión. Asimismo, si se recogen las dos terceras partes de los votos de cada cuerpo contra un veto presidencial (que objeta el proyecto de ley), veto que de esta forma es anulado, se da curso a la vigencia del proyecto como ley.

Creo que queda claro, quien hace las leyes y quien las hace cumplir y lo más importante: como hacer para cambiarlas: VOTANDO

 

El Director
Ing. Jairo Vargas
jairo@latino-news.com
Latino News, LLC

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Lo más leído

To Top
Translate »