La nación

Renuncia del General David Petraeus

By Sandra M. Gómez, MD

La noticia que ha llenado los medios de comunicación en  los últimos días ha sido la renuncia del General David Petraeus, de su cargo como director de la CIA. Las especulaciones y los comentarios se oyen y se leen en todos los canales de noticias, los periódicos y el internet. Pero cual es en verdad la importancia que esto tiene y las repercusiones que pudiera tener. Vamos a analizarlo de una manera densilla usando la “noticia básica” alrededor de la cual todas las demás teorías se mueven.

¿Quién es el General Petraeus? David Petraeus es uno de los Generales más importantes del ejército estadounidense en los últimos años. Viene de una familia militar, se graduó de la USMA (Academia Militar de los Estados Unidos en West Point) en 1974; lugar de donde se han graduado las grandes figuras militares del país. Hizo un posgrado en Relaciones Internacionales y trabajó como profesor en la USMA. Su carrera ha sido larga y prestigiosa. Sus últimas posiciones como Comandante de las fuerzas aliadas en Iraq y Afganistán lo han llevado a un estatus significativamente alto, tanto es así que se habló de él como posible candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Su último trabajo fue el de Director de la CIA, cargo que asumió el 6 de Septiembre del 2011 y donde se mantuvo hasta el 9 de Noviembre pasado cuando le pidió la renuncia al Presidente Obama. Su historial militar ha sido intachable hasta el momento.

¿Por qué renunció el General Petraeus?Aquí la discusión del tema se hace más difícil porque existen varias teorías. La “oficial” es que el General le pidió la renuncia al Presidente cuando se “descubrió” que él había tenido una relación extramatrimonial con la mujer que escribió su biografía. Sus palabras para el presidente fueron que “el pobre uso de su sensatez” al entrar en una relación ilícita hizo de él alguien que no merecía continuar con su cargo como cabeza de la CIA.

¿Por qué el General decidió admitir públicamente su “desliz”? Aparentemente su “biógrafa” (amante) Paula Broadwell, le estaba enviando emails anónimos a una mujer amiga de Petraeus, Jill Kelley, tratando de extorsionarla con amenazas( el contenido de esos emails se han hecho públicos). Esta señora, sin saber de dónde venían los emails, contacto al FBI para denunciar lo que le estaba sucediendo y así fue como el FBI encontró que los amenazantes emails venían de Paula Broadwell. Una vez que eso se supo y se conectó el nombre de Broadwell con el de Petraeus, a este no le quedó más remedio que asumir su responsabilidad y presentar su renuncia.

Hasta aquí todo es claro y sencillo, aunque vergonzoso para Petraeus. Sin embargo existen otras teorías. La que más se comenta es el papel que jugo Petraeus como Director de la CIA en el reciente atentado del mes pasado en Benghasi, Libia, a la embajada estadounidense donde murieron cuatro empleados de la misma incluyendo al embajador Chris Stevens. Cuando la noticia se supo se dijo que tal ataque había sido producto de una protesta callejera donde una masa de descontentos se presentaron en la embajada y la atacaron. Esa fue la versión que dio la Casa Blanca cuya información le llego de la CIA. Sin embargo dos días después se “supo” que el ataque fue planeado y premeditado por Al-qaeda para que ocurriera el mismo 11 de Septiembre. Cuatro días después del atentado el Director Petraeus seguía diciendo que el ataque fue casual. Cuando al fin se estableció que el ataque fue planeado (cosa que casi le cuesta la presidencia a Obama) el congreso pidió explicaciones a la CIA. El Director Petraeus debería informarle al congreso a través de un comité especial los detalles del ataque y justificar la supuesta falta de “inteligencia” por parte de la CIA. Esa responsabilidad ahora la tendrá el Sub-director de la CIA que está actuando en estos momentos como cabeza de la institución.

Hay muchos que dicen que David Petraeus renuncio para no tener que enfrentarse al Congreso y justificar su incompetencia; que aquí “hay algo más” que un desliz matrimonial. Además, otros se preguntan si esta relación puso en peligro la seguridad nacional puesto que Paula Broadwell tuvo acceso a información clasificada.

El congreso también quiere saber porque el FBI no le informo antes de lo que sucedía con Petraeus; pero eso requiere otro artículo.

¿A quién creer?Como madre de una oficial graduada de la USMA en West Point les puedo decir que para ellos “el honor” y el sentido de la responsabilidad es lo más sagrado de su carácter en su condición de “defensores” de las libertades que disfruta nuestro extraordinario país. Yo creo que sinceramente el General Petraeus (que no es ningún Clinton ni ningún Kennedy) se sintió “desmerecedor” de su cargo; su honor no le permitió seguir adelante como si nada hubiese pasado después de que la noticia se hizo pública.

¿Usted qué opina?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »