Latinoamérica Hoy

Rescatados en Bolivia una mujer argentina raptada y víctima de trata durante 32 años y su hijo

La mujer argentina secuestrada durante 32 años, con sudadera de color gris, entra en un coche de la policía junto a su hijo de 9 años. HO / Policía Argentina. AFP.

La chica, que fue llevada a un prostíbulo cuando tenía 13 años, tiene ahora un hijo de nueve, también liberado. La policía ha trasladado a ambos a Mar del Plata, donde se reencontraron con sus familiares

26 de diciembre de 2018 – Buenos Aires – Agencias.

Una mujer argentina víctima de trata de personas fue rescatada 32 años después. La policía la encontró junto a su hijo de nueve años atendiendo un puesto de comida en el mercado central de Bermejo, una ciudad boliviana limítrofe con Argentina, a 1.700 kilómetros al norte de Buenos Aires. La mujer tenía 13 cuando viajó engañada a Bolivia desde la ciudad de Mar del Plata, en la costa atlántica argentina. Su búsqueda se inició hace sólo cuatro años, tras una denuncia de su hermana.

La historia de la mujer se inicia en 1987. La pareja de su hermana mayor, un boliviano de 50 años, se llevó a ambas mujeres a Bermejo con la promesa de un trabajo mejor. Tres meses después de la llegada a Bolivia, la hermana de la víctima huyó hacia Argentina desde el prostíbulo donde su novio la había llevado a trabajar engañada. Dejó al otro lado de la frontera a un hijo pequeño, por entonces de menos de tres años, y se instaló otra vez en Mar del Plata. Nada dijo de su hermana desaparecida hasta 2014, cuando decidió pedir ayuda a la justicia argentina. Dio entonces datos poco precisos sobre el paradero de la mujer.

La policía argentina pidió entonces ayuda a Interpol. Hasta que una denuncia anónima ubicó a la mujer en Bermejo. Tras años de resultados negativos, otro dato acercó a los investigadores hasta el mercado central. En diciembre de 2017, Argentina pidió a Bolivia que busque allí a la mujer. La Unidad Antitrata de la Policía de ese país la encontró en vísperas de la Navidad.

La mujer contó entonces que no era víctima de un proxeneta sino de una mujer que la tenía encerrada en una casa cercana, sin documentos y forzada a trabajar en el puesto de comidas. Cuando la policía boliviana llegó al domicilio, encontró un ambiente sucio y bloqueada una única puerta con dos candados. La captora fue detenida con los documentos bolivianos de la víctima: la habían nacionalizado sin inconvenientes.

La madre y el niño fueron entregados a las autoridades de la Oficina de Rescate y Asistencia a las Victimas del Delito de Trata de Personas en la ciudad de Salta, en Argentina. El martes finalmente, viajaron por avión y bus a Mar del Plata, donde se reencontraron con sus familiares.

La trata de personas es el tercer delito que más dinero mueve a nivel mundial, 32.000 millones anuales, disputándose las cifras con el tráfico de armas, en segundo puesto. En Argentina, desde el año 2008 han sido rescatadas casi 12.000 víctimas de trata con fines de explotación sexual, según el Programa nacional de rescate y acompañamiento a personas en situación de explotación del Ministerio de Justicia.

Eran explotadas en prostíbulos disfrazados de whiskerías, bares, boliches, casas de tolerancia y clubes que funcionaban con connivencia estatal. Los municipios facilitaban la habilitación para su funcionamiento y las chicas explotadas tenían libretas sanitarias donde figuran como alternadoras, eufemismo que se utiliza para darle una nominación legal a la mujer explotada sexualmente.

Lo más leído

To Top
Translate »