Mundo

Rusia y EEUU llegan a acuerdo para un nuevo cese de hostilidades en Siria

Beirut – Agencias.

Estados Unidos y Rusia llegaron hoy a un acuerdo para un nuevo cese de las hostilidades en Siria, que empezará el próximo día 12 y comprenderá el cese total de todas las operaciones de combate, incluyendo los bombardeos aéreos.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, anunció que después de un periodo de siete días de respeto de la tregua, ambos países prepararán ataques coordinados contra posiciones de los grupos terroristas Al Nusra y Estado Islámico.

kerry-y-homologo-rusoEl acuerdo indica que, paralelamente, la ayuda humanitaria deberá empezar a entrar de forma regular a todas las localidades asediadas en Siria, lo que junto con la reducción de la violencia ha sido una condición para que la oposición siria se reincorpore a las negociaciones de paz auspiciadas por la ONU.

Se mencionó en particular el caso de Alepo y el compromiso de que “todas las partes combatientes” se retirarán de la ruta de Castello, una de las principales vías de acceso a la ciudad y en torno a la cual se creará una zona desmilitarizada.

Ello permitirá reanudar el tráfico humanitario y civil a través de ese camino.

Kerry describió el resultado de meses y semanas de negociaciones entre equipos militares y diplomáticos de ambos países como un plan que puede convertirse en “un punto de inflexión” para Siria, tras cinco años y medio de guerra civil que ha producido unos 400.000 muertos.

Kerry sostuvo que este acuerdo es el de mayor alcance que se ha logrado hasta ahora y que Washington está convencido de que Rusia tiene la capacidad de presionar al régimen de Bachar Al Asad para detener el conflicto y negociar una salida política.

“Estamos anunciando un arreglo capaz de mantenerse, pero eso dependerá de las decisiones que tomen tanto el régimen como la oposición de respetar sus obligaciones”, declaró Kerry en una comparecencia de prensa tras largas horas de negociaciones con su homólogo ruso.

De los acuerdos inéditos alcanzados hoy, el responsable de Exteriores indicó que las fuerzas gubernamentales no podrán efectuar misiones de combate en áreas donde los grupos de oposición están presenten, las cuales han sido identificadas con gran precisión.

“Una vez que este acuerdo esté plenamente en vigor, el régimen no podrá hacer en el futuro lo que hizo en el pasado, es decir ir detrás de Al Nusra, lo que es legítimo, pero en realidad es atacar a la oposición moderada”, explicó.

Para EEUU, ese aspecto es “la piedra angular” del acuerdo ya que los ataques de las fuerzas gubernamentales fueron “las violaciones más frecuentes” de la tregua acordada a finales del pasado febrero y y que sólo se mantuvo por algunas semanas.

En la misma comparecencia ante la prensa, el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, precisó que, siete días después de la entrada en vigor de la tregua, su país y EEUU pondrán en marcha un centro de supervisión conjunta y empezarán a compartir información de inteligencia.

Una de las funciones principales de ese centro será “delinear y separar” las áreas donde se encuentra Al Nusra de las que ocupan los grupos rebeldes sirios considerados moderados y que en algunas ocasiones ha sido prácticamente imposible de diferenciar.

Kerry aclaró que la decisión de atacar a Al Nusra “no es una concesión hacia nadie, sino que está en los intereses de EEUU acabar con las organizaciones afiliadas a Al Qaeda en Siria”, pero señaló que esto no debe hacerse de forma indiscriminada, sino de manera “estratégica, precisa e inteligente”.

A partir del próximo lunes se esperarán siete días de respeto al cese de las hostilidades para demostrar a la oposición siria que el Gobierno sirio y aquellos que lo apoyan están dispuestos a respetar lo que contiene el documento cerrado esta noche.

En ese sentido, no se permitirá ningún intento de ganar o recuperar territorios aprovechando la pausa en los combates.

Según Kerry, los grupos opositores han manifestado su intención de ajustarse al acuerdo alcanzado en Ginebra.

El secretario de Estado de EE UU, John Kerry, y su hómologo rugo, Sergei Lavrov, se reunían de nuevo en Ginebra en busca de un acuerdo de alto el fuego en Siria con serias dudas de que éste se produjera –es más, el propio equipo de Kerry filtró a los medios las diferencias insalvables entre los intereses de ambos países–. Sin embargo, el acuerdo se produjo al filo de la medianoche. Aunque habló de «puntos de desaconfianza»y denunció «intereses ocultos» que pretenden evitar este acuerdo, el canciller ruso confirmó que se había llegado a un principio de acuerdo.

Pocas horas antes, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró que está «encantado» con el despliegue de tropas turcas en el norte de Siria, que se dirige tanto contra el grupo yihadista Estado Islámico (Daesh o EI) como contra las milicias kurdas. «Estoy encantado de que Turquía intensifique sus esfuerzos contra el Daesh. Turquía es un país muy afectado por la evolución de los acontecimientos en Siria. Tiene derecho a defenderse. Se está presionando al Daesh y estamos satisfechos con este desarrollo», señaló en una entrevista con la emisora CNNTürk. El ex primer ministro noruego indicó que la misión de Turquía, socio de la OTAN, en Siria no significa que la Alianza esté presente en el país árabe. «Turquía necesita a la OTAN y la OTAN necesita a Turquía. No sólo en Siria o Irak, sino también en Crimea y Ucrania es Turquía un aliado importante». El secretario general reconoció que existe cierta falta de coordinación» entre los países de la coalición internacional que combate al Daesh, «algo que hay que corregir».

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »