Mundo

Se revive la Inquisición con la “Misa Punk” en Rusia

El juicio al grupo punk Pussy Riot por cantar en el altar de una catedral contra Putin recuerda a muchos rusos los procesos sumarios por brujería de la Inquisición, por las continuas alusiones a dios y al diablo, al paraíso y al infierno.

“Estoy convencido de que Dios condena lo que ellas hicieron. Estoy seguro de que este pecado será castigado en esta vida y en la próxima”, aseguró el arcipreste Vsévolod Chaplin, uno de los principales ideólogos de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR).

Las tres componentes del grupo anarquista, que tienen menos de 30 años, son acusadas de “menoscabar los pilares espirituales del Estado” ruso, donde la Iglesia está separada del Estado y gran mayoría de la población profesa la fe ortodoxa.

¿Su pecado? Cantar encapuchadas en el altar de la catedral de Cristo Salvador de Moscú, donde tocaron la guitarra y bailaron en ropa interior.

“Madre de Dios, echa a Putin”, decía la canción, que las ha convertido en celebridades en todo el mundo, ya que estrellas como Sting, Peter Gabriel o Red Hot Chilli Peppers han salido en su defensa.

Las opositoras al presidente ruso, Vladímir Putin, fueron detenidas después de que la IOR reaccionara con inusitada ira ante lo que el patriarca Kiril considera una campaña anticlerical, pero que muchos ven como una simple necedad.

“Esto parece la Inquisición”, dijo el padre de una de las mujeres, Yekaterina Samutsévich, en referencia a que la necedad puede costarle a su hija hasta siete años de cárcel, según el código penal.

Las anarquistas son acusadas de blasfemia y sacrilegio, pero sus partidarios recuerdan que en Rusia no hay una ley que tipifique esos comportamientos como delitos penales.

A las comparaciones con la Inquisición han contribuido sin duda los testigos citados por la acusación, entre los que figuran varias empleadas y guardias de seguridad de la catedral construida tras la caída del comunismo, así como creyentes “heridos en su fe” que no presenciaron los hechos, sino que los vieron en el canal Youtube.

Mientras, las Pussy Riot aseguran que nunca intentaron insultar a nadie, en especial, a los creyentes ortodoxos, pero se declaran inocentes del delito que se les imputa.

“Nuestros motivos fueron exclusivamente políticos. No somos enemigos de la cristiandad. Queremos que los creyentes ortodoxos estén de nuestro lado, del lado de los activistas que se oponen al autoritarismo”, dijo Nadezhda Tolokónnikova, líder del grupo.

Pussy Riot decidió escenificar su actuación en Cristo Salvador después de que el patriarca ortodoxo pidiera el voto para Putin en vísperas de las elecciones presidenciales de marzo, lo que indignó a la oposición.

“Yo pensaba que la Iglesia amaba a todos sus hijos, pero parece que la Iglesia ama sólo a aquellos que quieren a Putin”, manifestó otra integrante del grupo, María Aliójina.

Según una encuesta del Centro Levada, un 65 por ciento de los rusos abogan por la inmediata puesta en libertad de las mujeres, mientras un 26 por ciento pide su encarcelamiento. / Efe.

Foto: Las componentes del grupo punk ruso Pussy Riot sentadas en el banquillo durante una sesión de su juicio. / Efe.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »