Mundo

Strauss-Kahn defendió el libertinaje en sus declaraciones ante el juez

El exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn defendió el libertinaje en su interrogatorio ante los jueces, que le imputaron por proxenetismo agravado el mes pasado, según extractos de sus declaraciones publicadas hoy por el diario conservador “Le Figaro”.

La aparición de estas declaraciones en un diario que ha expresado su apoyo al candidato conservador Nicolas Sarkozy para las presidenciales del próximo domingo, se produce en vísperas de la publicación de un libro del periodista estadounidense Edward Epstein, que considera que el entorno del actual presidente está detrás de los problemas judiciales del exdirector del FMI.

El nombre de Strauss-Kahn ha reaparecido en la campaña electoral francesa a una semana de la segunda vuelta en la que se decidirá el próximo inquilino del Elíseo, puesto al que optan Sarkozy y el socialista François Hollande.

Según las revelaciones de “Le Figaro”, el exresponsable del FMI admitió haber participado en fiestas libertinas organizadas por amigos suyos, pero dijo que desconocía que en ellas participaban prostitutas, lo que no le sirvió para evitar la imputación por proxenetismo agravado en banda organizada.

Según Strauss-Kahn, el principio mismo del libertinaje se basa en el hecho de que todos los participantes consientan las relaciones sexuales, algo incompatible con la prostitución.

“El libertinaje supone el consentimiento y el placer común, lo que no se produce, que yo sepa, con la prostitución”, afirmó el político, que señaló que acudía a esas fiestas porque confiaba en el resto de los participantes y que nunca hubiera confiado en prostitutas “que son objeto de todo tipo de presiones”.

Agregó que en ningún momento asistió a conversaciones o situaciones que le pudieran hacer pensar que las chicas que acudían a esas fiestas eran prostitutas.

Además, indicó que no consideraba que las fiestas estuvieran organizadas para que él satisficiera sus necesidades sexuales.

También negó que tratara a las chicas como una mercancía o como material, pese a que esa era la palabra que utilizaba en los intercambios de mensajes con los organizadores de las fiestas.

“Rechazo absolutamente haber cualquier comportamiento de desprecio con las mujeres”, afirmó Strauss-Kahn, quien sin embargo reconoció haber utilizado un lenguaje soez.

“No considero a las mujeres como objetos en el libertinaje (…) No hay ninguna relación brutal, ninguna visión degradada de la mujer y ninguna violencia”, agregó.

Tampoco consideró que los organizadores de las fiestas persiguieran ganarse su favor, en un momento en el que el exresponsable del FMI sonaba como el favorito de las encuestas para alcanzar el Elíseo.

Uno de los magistrados les dijo que algunos de los organizadores habían afirmado que perseguían “una ventaja personal o profesional por su ascenso esperado a la presidencia de la República”.

“Le recuerdo que en 2007 acababa de ser rotundamente batido en las primarias socialistas y que fue por esa razón por lo que decidí hacer otra cosa al otro lado del Atlántico”, respondió.

“La idea de que algunos participantes veían algo diferente a un contacto, un comercio agradable, es falsa”, agregó.

Foto: Dominique Strauss-Kahn, ex director del FMI. EFE/Archivo

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »