La nación

Tres policías muertos y un tirador abatido en un tiroteo en Luisiana

17 de julio de 2016 – EFE.

Las fuerzas de seguridad han dado por concluido el incidente de Baton Rouge, donde un individuo ha matado a tres policías y herido a tres más.

El tirador ha sido identificado como un exmarine afroamericano de Kansas City (Misuri) que sirvió en Irak. La cadena de televisión WAFB, que citó fuentes policiales, indicó que el individuo, llamado Gavin Long, es un exmarine que hoy mismo cumplía 29 años,y que resultó muerto en el intercambio de disparos con los la policía, en el que también hirió a otros tres agentes, informa Ep. Por su parte, la cadena de televisión CBS aseguró que Long es de raza negra, un extremo no han confirmado aún las autoridades.

Varios agentes de policía en la zona del tiroteo de Baton Rouge, en Luisiana Reuters.

Varios agentes de policía en la zona del tiroteo de Baton Rouge, en Luisiana
Reuters.

La policía también ha detenido a dos personas sospechosas de estar relacionadas con el ataque, pero la policía considera que Long fue el único participante activo en el ataque, informa Efe.

El portavoz de la Policía estatal de Luisiana Mike Edmonson ha confirmado que “ya no hay un problema de un tirador activo” en el lugar lo que confirma no hay más sospechosos en fuga. “Hay una investigación abierta con muchas piezas”, ha explicado Edmonson en rueda de prensa recogida por la televisión local WAFB.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, también ha participado en la rueda de prensa. “Un ataque contra uno de nosotros es un ataque contra todos nosotros y la gente que ha perpetrado este acto, los individuos, no representan a la gente de Baton Rouge ni al estado de Luisina”, ha argumentado.

Edmonson ha relatado que el primer aviso se recibió en torno a las 8:40 horas de la mañana del domingo, en el que se informó de un hombre con un fusil vestido completamente de negro tras una tienda de productos de belleza de la autopista de Airline.

El individuo se trasladó a una gasolinera cercana que se encuentra a menos de una milla (1,6 kilómetros) de la comisaría central del Departamento de Policía de Baton Rouge (BRPD). En el tiroteo fueron alcanzados varios agentes del BRPD y de la Oficina del Sheriff de la Parroquia de Baton Rouge Este.

Cinco de los agentes fueron trasladados al Hospital de Nuestra Señora del Lago y tres de ellos murieron: dos agentes de 41 y 32 años del BRPD y un agente de 45 años de la Oficina del Sheriff. Entre los heridos hay un agente de 41 años que se encuentra ingresado con pronóstico crítico, mientras que los demás están en condición estable.

Un testigo ha relatado que pudo oír entre 25 y 30 disparos, aunque no pudo identificar de dónde venían. “Salí a la calle para ver qué pasaba y había un hombre tirado en la calle. Creo que estaba muerto porque no se movía”, ha relatado en declaraciones a la WAFB.

Después, la Policía informó de que había abatido y matado al sospechoso, pero alertaron de que había otros dos sospechosos implicados en el tiroteo que habían huido. Dos hombres han sido detenidos en la parroquia de Baton Rouge Oeste y están siendo interrogados por la policía federal, el FBI.

La detención fue gracias a la colaboración ciudadana, que informó de dos hombres vestidos de negro que entraron en un comercio WalMart, se cambiaron de ropa y se marcharon en un turismo con matrícula de Texas, lo que permitió su localización y detención.

Tensión racial

El pasado viernes tuvo lugar en Baton Rouge un multitudinario entierro para despedir a Alton Sterling, un afroamericano de 37 años que se dedicaba a vender cedés frente a un comercio y al que dos policía blancos le dispararon a quemarropa cuando ya lo tenían inmovilizado en el suelo durante su detención detenerlo.

Su muerte y la del afroamericano Philando Castile en Minesota, dos días después, también a manos de la Policía tras ser detenido en su vehículo por una infracción de tránsito, revivió las tensiones raciales en el país y provocó una ola de protestas lideradas por el movimiento “black live matters” (las vidas de los negros importan).

Ambos incidentes, que han sido enmarcados por los activistas negros en una ola de violencia policial contra los afroamericanos, fueron registrados en vídeos y posteriormente divulgados por las redes sociales y medios de comunicación, lo que generó indignación.

Por el momento, las autoridades no han vinculado formalmente este incidente con las protestas, aunque la Oficina del Sheriff de la parroquia de Ascensión, colindante con la de Baton Rouge Este, ha publicado un mensaje en su página oficial en el que advierte de la retórica “antipolicía”.

“Quienes durante años han azotado el frenesí de la retórica antipolicía y han calificado de corrosivas y desconsideradas a la relación de la población con las fuerzas de seguridad (…) mirad a los ojos (de los policías) antes de prejuzgarlos”, señala el texto firmado por el sheriff Jeff Wiley.

Para Wiley, los policías “NO son asesinos, NO son racistas”, sino sencillamente “hijos, hermanas, esposas, madres y padres”, agentes “profesionales” de las fuerzas de seguridad. “Quienes vomitan este odio contra las fuerzas de seguridad y fomentan esta lamentable división deben abandonar y reflejarlo en el ambiente que han ayudado a crear”, concluye la nota.

En medio de esta situación de tensión racial, las autoridades policiales ya habían advertido sobre amenazas contra la seguridad de los agentes locales que consideraban “creíbles”.

De hecho, el pasado martes la policía de Baton Rouge había informado de la detención de tres personas que habían robado armas supuestamente para atentar contra uniformados.

Los detenidos, tres jóvenes de 13, 17 y 20 años, habían asaltado una tienda de armas el fin de semana previo, y uno de ellos confesó que tenían intención de matar a uniformados de Baton Rouge en represalia por la muerte de Sterling, según la policía.

El presidente de EEUU, Barack Obama, que ha sido informado del tiroteo, ha efectuado en los últimos días, al igual que varios miembros de su gabinete, alcaldes y gobernadores, llamamientos a la calma debido a la tensión racial generada por estos incidentes, en especial tras la muerte de cinco policías que el pasado 7 de julio fueron emboscados por un individuo en Dallas.

Obama acortó el viaje que realizaba por Polonia y España y el martes pasado acudió a Dallas para rendir homenaje a los agentes muertos y a las otras siete personas que resultaron heridas en el ataque, todos ellos agentes menos dos civiles.

Dicho ataque se produjo durante una protesta que, al igual que ocurría en otras grandes ciudades de EEUU como Nueva York, Los Ángeles o Atlanta, protestaban por los últimos incidentes de violencia policial con tintes raciales registrados en el país.

Según las autoridades, el sospechoso muerto tras protagonizar un enfrentamiento con la policía y atrincherarse durante más de una hora en un estacionamiento, identificado como Micah X. Johnson, de 25 años, dijo antes de morir que su objetivo era matar a “policías blancos” debido a los incidentes de violencia policial.

Estados Unidos ha vivido repetidos episodios de tensión racial en los últimos tiempos, especialmente tras la muerte en Ferguson (Misuri) en agosto de 2014 del joven negro Michael Brown a manos de un agente blanco que luego fue exonerado de todos los cargos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »