México

Trudeau recuerda ante el Senado de México que los abusos a las mujeres son inaceptables

Justin Trudeau en el Senado mexicano. C. JASSO. REUTERS

13 de octubre de 2017 – México – Agencias.

Justin Trudeau dejó su huella también en México. En su primera visita oficial, de menos de 30 horas, el primer ministro canadiense abordó algunos de los temas más incómodos en la agenda del Gobierno de Enrique Peña Nieto y evitó rechazar la propuesta de Donald Trump de abrir la puerta a un pacto comercial bilateral sin la presencia de México. Este viernes hizo una enérgica defensa de los derechos de las mujeres ante los senadores de un país en el que, según datos de la ONU, mueren asesinadas siete cada día.

“Tengo la impresión de que no fue tan enfático como hubiese sido deseable”, asegura el excanciller mexicano Jorge Castañeda. “No fue nada contundente a la hora de rechazar el acuerdo separado, un día después de haberse reunido con Trump era la oportunidad para decir que no aceptaba un acuerdo bilateral”, añade. En la comparecencia conjunta de Peña Nieto y Trudeau, la frialdad fue la nota predominante, pese a los esfuerzos de ambos por recalcar que tratarían de llevar a buen puerto la renegociación del tratado. No obstante, ni siquiera hubo una respuesta a la penúltima amenaza en forma de propuesta del presidente de Estados Unidos: poner fin al TLC en cinco años si los tres países no acuerdan lo contrario.

La cautela que mostró respecto al futuro del acuerdo comercial contrastó con el énfasis que Trudeau puso a otros temas, como la defensa enérgica de los derechos de las mujeres que hizo ante el Senado. “Sabemos que él éxito de cualquier sociedad depende de la plena participación de la mujer tanto en la vida económica, social, como política. Siendo así todos tendremos éxito”, arrancó el jefe de Gobierno canadiense, quien recordó que ambos países tienen “mucho por hacer por el respeto a los derechos humanos”. “Me he reunido con líderes de ong y me han hablado de abusos inaceptables e inadmisibles”, recalcó Trudeau.

El primer ministro de Canadá, que en más de una ocasión se ha definido como “feminista”, un término que “no debería asustar” ni a hombres ni a mujeres, como suele repetir, se reunió el jueves por la tarde, antes de verse con Peña Nieto, con representantes de la sociedad civil. Uno de los temas que abordó fue el de los feminicidios y la falta de derechos de la mujer en México. Según datos de la ONU, el pasado año, murieron asesinadas siete mujeres al día en el país. “La violencia contra las mujeres y las niñas prevalece en todas las facetas de la vida, desde los estudios de Hollywood hasta los espacios públicos digitales, hasta los pasillos del Parlamento. Ahora que estoy aquí en el senado quiero invitarlos a promover los derechos de las niñas y de las mujeres en México y en el mundo”, insistió Trudeau. En este sentido, su mujer, Sophie Grégoire, apeló a los hombres para erradicar el machismo. “Cuando un hombre falta el respeto al útero de la humanidad, le falta al respeto al lugar del que vino”.

En su reunión con los defensores de derechos humanos, Trudeau abordó otros de los temas más espinosos para el Gobierno de Peña Nieto y a los que el presidente apenas hace referencia: la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o la violencia contra los periodistas, que ha hecho de México uno de los países del mundo más peligrosos para informar. En lo que va de año han sido asesinados 11 comunicadores, según la organización Artículo 19, uno de cuyos representantes estuvo presente en el encuentro de Trudeau.

A sus 45 años, Trudeau, líder del Partido Liberal, hijo del histórico primer ministro Pierre Trudeau, no solo ha dado un nuevo estilo al Gobierno canadiense después de una década de poder conservador; ha pegado una sacudida a la política mundial marcada por su iracundo vecino, su antítesis, Donald Trump. Seductor, culto, no ha sido su perfil de atleta ni su rostro de actor de Hollywood lo que le ha llevado a tener una de las más altas tasas de popularidad de un mandatario tanto como, según coinciden los analistas, la recuperación de una fórmula olvidada por muchos: una política honesta.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »