La nación

Trump arremete contra Harley-Davidson: Si se van, pagarán “más impuestos que nunca”

Donald Trump y el CEO de Harley-Davidson, Matthew Levatich, en febrero de 2017 en la Casa Blanca. En vídeo, especialistas financieros analizan la decisión de la compañía. NICHOLAS KAMM (AFP).

El presidente afirma que si la compañía de motos traslada parte de la producción de EE UU, “será el principio de fin”

26 de junio de 2018 – Nueva York – Agencias.

Donald Trump está enfurecido con Harley-Davidson y no lo oculta. El icónico fabricante de motocicletas acaba de convertirse en el perfecto ejemplo de los problemas que crea la política proteccionista del presidente republicano, que amenaza ahora a la compañía aplicarle severos impuestos tras su decisión de trasladar parte de la producción fuera de Estados Unidos para evitar el arancel de la Unión Europea. Y auguró una revuelta pública entre sus clientes y empleados que dañará su negocio. “Si se van será el principio del fin”, vaticinó.

La carga de profundidad contra la dirección de Harley-Davidson arrancó el lunes por la tarde, con un primer mensaje que colgó en su cuenta en Twitter declarándose sorprendido con el anuncio. Es la primera compañía, dijo, que levantaba “la bandera blanca” en la guerra que el presidente de EE UU tiene abierta con Europa para reducir el déficit comercial. “Usan el arancel como una excusa”, dijo.

A primera hora de este martes volvió a golpear con cinco mensaje en batería. Empezó explicando que la decisión de trasladar parte de la producción no es nueva y que a comienzos de año ya dijo que iba a deslocalizar las operaciones desde Kansas City a Tailandia. “Es mucho antes de que se anunciaran los aranceles”, insiste Trump, mientras recordaba los encuentros con sus directivos.

La tirada la concluyó diciendo que “Harley-Davidson debe saber que no podrán vender de vuelta a Estados Unidos si no es pagando un gran impuesto” y en el último mensaje afirmó incluso que sus motos “no deberían fabricarse nunca en otro país”. En este sentido, aseguró que sus empleados y clientes en EE UU están ya “muy enfadados” porque ven como la compañía se “rinde” y “abandona”.

“¡El aura se irá y se les cobrará más impuestos que nunca!”, remachó el presidente. Harley-Davidson dejó claro en su anuncio este lunes que la trasferencia en la producción no era su “preferencia” y que es la opción para “preservar la viabilidad de su negocio en Europa”. Es su mayor mercado fuera de los EE UU, con 40.000 motos vendidas el año pasado. El arancel eleva el precio de media en 2.200 dolares.

Harley-Davidson opera actualmente fábricas en York (Pensilvania), Kansas City (Missouri) y Menomonee Falls (Wisconsin). Las operaciones fuera del país están en Australia, Brasil, India y Tailandia. A la compañía, que se está viendo muy afectada por los cambios en las tendencias de consumo, tiene los márgenes muy estrechos y también la afecta el arancel al acero y el aluminio.

Pese a este doble golpe, el presidente Donald Trump asegura que está logrando que “otros países reduzcan y eliminen los aranceles y las barreras comerciales que se han usado injustamente durante años contra nuestros agricultores, trabajadores y empresas”. Estamos abriendo mercados cerrados y expandiendo nuestra huella. ¡Deben jugar limpio o pagarán aranceles!”, afirmó, al tiempo que pide “paciencia” a sus bases hasta que vean los resultados de su política.

Trump se reunió con los ejecutivos de Harley-Davidson en un par de ocasiones, la primera el año pasado a las dos semanas de llegar a la Casa Blanca. El arancel que aplica desde el pasado viernes a las importaciones estadounidenses de motocicletas es del 31%, frente al 6% anterior al litigio comercial. El sobrecoste para la compañía de es de entre 90 millones y 100 millones.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »