La nación

Trump cuestiona la imparcialidad del fiscal especial que le investiga

23 de junio de 2017 – Washington – Elpaís.

Donald Trump no esconde su incomodidad con Robert Mueller, el fiscal especial que el Departamento de Justicia designó sin su consentimiento para investigar los lazos con Rusia de su entorno. En una entrevista a la cadena Fox, emitida este viernes, el presidente estadounidense dijo que es “muy molesto” que Mueller sea “muy amigo” de James Comey, al que el republicano destituyó como director del FBI.

Trump, este viernes en la Casa Blanca MICHAEL REYNOLDS (EFE)

El presidente no quiso pronunciarse directamente sobre si el fiscal debería renunciar a su cargo y aseguró que es un “hombre honorable”. Pero, fiel a su estilo, buscó sembrar dudas al asegurar que algunas de las personas que ha contratado Mueller son “seguidoras” de Hillary Clinton, la candidata demócrata en las elecciones presidenciales del pasado noviembre.

Mueller conoce a Comey de la etapa en la década pasada en que el primero era director del FBI y el segundo el fiscal general adjunto del Departamento de Justicia. Fue la destitución de Comey, en mayo, y las posteriores versiones contradictorias y amenazas de Trump, lo que llevaron a Justicia a designar un fiscal especial para tratar de garantizar la despolitización de la investigación.

Mueller, un reputado jurista, debe esclarecer si hubo algún tipo de coordinación entre el entorno de Trump y el Gobierno ruso en el ciberataque contra el Partido Demócrata en la campaña que buscaba ayudar al republicano a ser presidente. Comey asegura que Trump le pidió cerrar esa investigación. El fiscal examina si eso pudo suponer un intento de obstrucción a la justicia.

En la entrevista, Trump reitera su inocencia. “No ha habido obstrucción. No ha habido colusión. Ha habido una filtración por parte de Comey”, dice.

El presidente se refiere a la decisión de Comey, como él mismo admitió, de filtrar, a través de un amigo, a la prensa las notas de sus conversaciones con Trump, en las que presuntamente le presionó. El exdirector del FBI anunció hace dos semanas en el Senado que decidió hacer la filtración después de que el presidente amenazara con tener “cintas” de sus encuentros con él.

Tras semanas de especulaciones, desatadas por el propio Trump, el republicano anunció el jueves que ni ordenó hacerlo ni grabó a Comey, pero evitó dar por seguro que no pueda haber otras grabaciones.

En el enésimo giro argumental del caso, Trump sugiere, en la entrevista de Fox, que escribió en Twitter sobre las posibles cintas para presionar al exjefe de la agencia policial porque podría haber cambiado su versión de los hechos. “Cuando él se enteró de que, ya sabes, podía haber cintas ahí fuera, sean cintas gubernamentales o cualquier otra, quién sabe, yo Elpaís creo que su historia pudo haber cambiado”, señaló.

“Mi historia no cambió. Mi historia fue siempre una historia sincera. Mi historia fue siempre la verdad”, defendió Trump. Será, sin embargo, el fiscal especial el que determinará si eso es verdad.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »