Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Trump pide ante Merkel que los aliados «paguen lo que deben a la OTAN»

Washington – Agencias.

La canciller alemana, Angela Merkel, reafirmó hoy su apoyo a la OTAN frente al presidente de EEUU, Donald Trump, y aseguró que los socios de la Alianza “seguirán trabajando” para incrementar sus contribuciones a la defensa común.

En una rueda de prensa conjunta con Trump en la Casa Blanca, Merkel también reconoció que Alemania tiene “mucho” que agradecer a Estados Unidos y mencionó, entre otras cosas, la reunificación de Alemania y el plan Marshall tras la Segunda Guerra Mundial.

El presidente de EE.UU., Donald J. Trump conversa con la canciller alemana, Angela Merkel durante la rueda de prensa ofrecida en la Casa Blanca.
EFE/Pat Benic POOL.

En este sentido, el mandatario estadounidense reiteró su “fuerte apoyo a la OTAN”, pero subrayó que es necesario que todos los países miembros “paguen su parte justa”.

“Muchas naciones deben vastas cantidades de dinero (a la OTAN), y es muy injusto para EEUU. Estas naciones deben pagar lo que deben”, dijo.

La canciller alemana también ha asegurado que Trump, se ha comprometido “personalmente” con los acuerdos firmados en Minsk hace más de dos años, en febrero de 2015, para buscar una solución al conflicto en Ucrania.

“(Trump) se ha comprometido personalmente con el proceso de Minsk”, dijo Merkel en una rueda de prensa en la Casa Blanca junto a Trump.

Por su parte, Donald Trump ha negado ser un político “aislacionista” y dijo que, por contra, es un “comerciante, pero un comerciante justo”, tras ser preguntado por sus medidas en materia de comercio exterior tras llegar a la Casa Blanca.

El presidente estadounidense rechazó dicha apreciación al ser preguntado por la prensa, e insistió en que sus posturas responden a la necesidad de que Estados Unidos deje de ser tratado de “manera injusta” en la escena internacional.

Merkel llegaba hoy a la Casa Blanca para mantener su primera reunión con el presidente estadounidense, Donald Trump, que la recibió en la puerta del ala oeste de la Casa Blanca, donde se encuentra su oficina, y ambos se estrecharon la mano y sonrieron a las cámaras antes de entrar en la mansión presidencial.

Ambos tenían previsto hablar a solas durante unos quince minutos y mantener después un encuentro junto a sus delegaciones durante otros 45 minutos, seguido de una reunión con empresarios de EEUU y Alemania para conversar sobre “el desarrollo y la formación vocacional de la mano de obra”, según la Casa Blanca.

Los dos han ofredido a continuación una conferencia de prensa conjunta, seguida de un almuerzo de trabajo también en la Casa Blanca.

La relación entre Trump y Merkel ha sido fría hasta ahora: antes de asumir la presidencia, el pasado 20 de enero, el nuevo mandatario de EEUU acusó a la canciller alemana de haber cometido “un error catastrófico” con su política de refugiados.

Por su parte, Merkel criticó el veto migratorio impuesto por Trump y suspendido por un juez federal.

La reunión de hoy permitirá a ambos líderes mantener un primer contacto personal del que no deben esperarse grandes revelaciones en cuanto a contenidos, según la Cancillería alemana, ya que éstos se definirán en la ronda de cumbres multilaterales de los próximos meses, de la OTAN, el G7 y el G20.

Aún así, la canciller alemana quiere trasladar a Trump la “significación central” que para Berlín tiene la UE, y que el partido liberal VVD del primeâ ministro holandés Mark Rutte haya sido el ganador de los comicios celebrados el miércoles en Holanda, lo que es un “resultado proeuropeo”, según destacó Merkel.

La victoria de Rutte disipa el peligro del “nexit” -versión neerlandesa del “brexit”- al que aspiraba el ultraderechista y xenófobo Geert Wilders, y eso es una buena noticia para Merkel ante su entrevista con Trump.

La canciller pretende también hacer valer el peso económico de Alemania para Estados Unidos, defender los intereses de los inversores alemanes en el país y dejar claro que no se admitirán nuevos aranceles o tratos discriminatorios para sus empresas.

Trump, por su parte, quiere aprovechar la relación para establecer una relación “personal” con Merkel y pedirle consejo sobre su experiencia en el trato con el presidente ruso, Vladímir Putin, según ha adelantado la Casa Blanca.

En particular, Trump quiere conocer el punto de vista de la canciller alÅmana sobre el papel que puede desempeñar EEUU en la búsqueda de una solución al conflicto en Ucrania y en la aplicación de los acuerdos firmados en Minsk en febrero de 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *