Mundo

Turquía suspende la Convención Europea de Derechos Humanos

21 de julio de 2016 – Ankara – EFE.

El Gobierno turco anunció hoy la suspensión de la Convención Europea de Derechos Humanos mientras dure el estado de emergencia que comenzó hoy, un periodo que podría ser de 40 ó 45 días, menos de los tres meses anunciados.

Fotografía cedida por la Oficina de Prensa de la Presidencia de Turquía, del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, hablando durante una conferencia de prensa tras una reunión de su gabinete en Ankara EFE.

Fotografía cedida por la Oficina de Prensa de la Presidencia de Turquía, del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, hablando durante una conferencia de prensa tras una reunión de su gabinete en Ankara
EFE.

El vicepresidente del Gobierno, Numan Kurtulmus, explicó que la suspensión de la Convención se hará “como en Francia”, en alusión a las medidas tomadas en ese país por la declaración del estado de emergencia por los atentados terroristas de los últimos meses.

En declaraciones a los medios en Ankara, Kurtulmus dijo que el Gobierno tiene como objetivo que el estado de emergencia sólo se prolongue durante 40 o 45 días, y no los tres meses anunciados ayer por el presidente, Recep Tayyip Erdogan.

El jefe del Estado explicó ya ayer que la declaración de emergencia busca asegurar la democracia y localizar a los responsables de la intentona golpista del pasado fin de semana.

En ese sentido, Kurtulmus insistió hoy en que la declaración del estado de emergencia no significa la aplicación de la ley marcial y que los ciudadanos no se verán afectados.

“El derecho de reunión y manifestación no serán cancelados. No va a ver toque de queda, no habrá ningún retroceso en los avances democráticos”, afirmó el viceprimer ministro.

Kurtulmus prometió que el “Parlamento estará abierto y funcionando”.

Además, volvió a culpar del intento de golpe de Estado del pasado fin de semana al clérigo islamista exiliado en Estados Unidos Fethullah Gülen, del que dijo dirige una “organización terrorista”.

“Su objetivo (de los golpistas) no era un golpe de Estado. Era matar al presidente Erdogan y conducir al país a una guerra a largo plazo con Siria”, dijo.

Respecto a la petición formulada a Estados Unidos para que extradite a Gülen, Kurtulmus pidió a Washington que se ponga en el lugar de Turquía.

“Cómo se sentirían si un sacerdote hubiera tratado de destruir EEUU e ir a Turquía a vivir en una mansión”, planteó.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »