Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Un beligerante Trump anuncia que construirá el muro antes de lo previsto

National Harbor (EEUU). – EFE.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arengó hoy a los conservadores de su país con un nacionalismo beligerante, con la afirmación de que él representa a su país y “no al mundo”, a la vez que prometió devolverle su poderío militar, durante su discurso ante la Conferencia anual de Acción Política Conservadora (CPAC).

“Yo no estoy representando al mundo, estoy representando a nuestro país”, exclamó Trump en su intervención en el principal encuentro del conservadurismo en Estados Unidos, que se celebra en National Harbor, a las afueras de Washington. .

El presidente estadounidense, Donald Trump
EFE.

A juicio de Trump, “la cooperación global está bien”, pero marcó distancias con el multilateralismo al anotar que no existe una “moneda global” o una “bandera global”.

Ante una apasionada audiencia de activistas conservadores de todo el país, el mandatario lamentó el poder perdido por EEUU en los últimos tiempos y prometió hacer que el país recupere su influencia como líder global.

“¿Cuándo fue la última vez que ganamos una guerra, algo?”, se preguntó ante los asistentes, muchos de ellos con la emblemática gorra roja “Make America Great Again” (Hagamos grande a EEUU de nuevo), el lema de la campaña electoral del magnate neoyorquino.

Para devolver el liderazgo militar, Trump defendió su promesa electoral de elevar en gran medida el gasto presupuestario de defensa, ya que dijo creer “en la paz a través de la fuerza”.

El discurso del mandatario fue el plato fuerte del CPAC, que congrega durante tres días a los principales representantes del mundo conservador en el país y por donde también pasaron miembros de su equipo más cercano, como su estratega Steve Bannon, considerado uno de los cerebros de su exitosa campaña electoral.

Como es habitual, Trump no obvió las alabanzas a sí mismo, y recalcó que “finalmente, y tras un largo tiempo (los conservadores), volvéis a tener un presidente”.

“Amo la bandera estadounidense”, sostuvo a la vez que el público coreaba una y otra vez “USA, USA, USA”.

Durante su intervención de algo más de media hora, en un complejo hotelero a las afueras de Washington a orillas del río Potomac, Trump insistió en algunos de los temas favoritos como las críticas a la prensa “deshonesta”.

“Estamos combatiendo las noticias falsas. Son falsas, embustes, falsas. Hace unos días llamé a las noticias falsas el enemigo del pueblo y lo son”, aseguró, mientras señalaba directamente al espacio reservado a la prensa en el salón de la conferencia.

Desde la campaña electoral, y con más virulencia una vez llegado a la Casa Blanca, Trump ha repetido una y otra vez sus ataques a los medios de comunicación, algo que plasmó en un polémico tuit en el que llamaba a reputadas organizaciones como The New York Times, ABC, NBC, CBS o CNN, los “enemigos del pueblo”.

No dejó de mencionar otra de sus polémicas propuestas: la construcción de un muro en su frontera con México, algo que ha provocado que las relaciones con el vecino del sur se encuentren en su nivel más bajo en décadas.

“Vamos a construir el muro, no os preocupéis. De hecho, va a comenzar pronto, antes de lo previsto”, insistió el mandatario, sin ofrecer detalles sobre los tiempos ni el coste estimado, que se ha situado provisionalmente en los 21.600 millones de dólares.

Esta semana se conoció que el objetivo del Gobierno estadounidense es iniciar las obras de construcción del muro fronterizo en tres localizaciones: Tucson (Arizona), El Centro (California), y El Paso (Texas).

Este miércoles viajaron a México los secretarios de Estado, Rex Tillerson, y de Seguridad Nacional, John Kelly, para tratar de suavizar las tensiones bilaterales con reuniones con sus homólogos mexicanos.

Después de Trump, el foro conservador escuchará a lo largo de la jornada las palabras del eurófobo Nigel Farage, impulsor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) conocida como “brexit”, y de Wayne LaPierre, vicepresidente de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el poderoso grupo de presión pro-armas en EEUU.

FBI

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, intentó este mes sin éxito que el FBI desacreditara públicamente informaciones de prensa sobre supuestos contactos con Rusia de la campaña electoral de Donald Trump, según informaron hoy la cadena CNN y otros medios estadounidenses.

La petición de Priebus estuvo relacionada con una información publicada por el diario The New York Times, según la cual varios asesores de la campaña presidencial de Trump mantuvieron “reiterados contactos” con agentes de la inteligencia rusa durante el año previo a las elecciones presidenciales del pasado noviembre en EEUU.

De acuerdo con la cadena CNN, que cita una fuente judicial y otra de la Casa Blanca, Priebus habló sobre ese artículo del Times al día siguiente de su publicación con el subdirector del Buró Federal de Investigaciones (FBI), Andrew McCabe, aprovechando una reunión sobre otro tema en la residencia presidencial.

Priebus volvió a contactar después a McCabe y al director del FBI, James Comey, para pedirles que la agencia hablara con periodistas bajo condición de anonimato con el fin de disputar las informaciones de prensa sobre Rusia, según CNN.

Una fuente de la Casa Blanca subrayó a la cadena, sin embargo, que la solicitud de Priebus se produjo después de que el FBI comunicara a la residencia presidencial que creía que esas informaciones de prensa eran incorrectas.

La solicitud de la Casa Blanca al FBI viola normas gubernamentales emitidas en 2007 y 2009 que prohíben ese tipo de contactos en relación con investigaciones pendientes, según denunció hoy el congresista demócrata John Conyers.

“A la Casa Blanca simplemente no se le permite presionar al FBI para que haga declaraciones públicas sobre una investigación pendiente sobre el presidente y sus asesores”, dijo Conyers, que pertenece al Comité Judicial de la Cámara Baja, en un comunicado.

“Esto es profundamente preocupante por el intento inapropiado de influir al FBI, y porque podría revelar una trama más amplia dentro de la Casa Blanca de Trump para encubrir alguna negligencia durante la campaña”, aventuró el congresista.

Hasta ahora, el FBI no ha hecho comentarios públicos sobre las informaciones respecto a los supuestos contactos de la campaña de Trump con Rusia, que han ido sucediéndose desde la llegada al poder del nuevo presidente.

En este sentido, Donald Trump acusó al Buró Federal de Investigaciones (FBI) de ser incapaz de detener las filtraciones de información clasificada a la prensa, algo que, a su juicio, puede tener “un efecto devastador” para el país.

“El FBI es totalmente incapaz de detener a los ‘filtradores’ de seguridad nacional que se han infiltrado en nuestro Gobierno desde hace mucho tiempo”, denunció Trump en su cuenta personal de Twitter.

Según el presidente, el FBI ni siquiera puede encontrar a los que filtran información desde dentro de la propia agencia.

“La información clasificada que se está dando a los medios puede tener un efecto devastador en Estados Unidos”, sostuvo Trump en otro tuit al urgir a localizar de inmediato a los responsables de la divulgación de ese tipo de material.

La semana pasada, Trump declaró la guerra a las filtraciones a la prensa de información sobre su Gobierno que se han multiplicado desde su investidura el pasado 20 de enero, al asegurar que ha encargado una investigación de esos actos “criminales” y que los responsables pagarán “un gran precio”.

Entre las filtraciones que más han irritado a Trump está la que reveló que Michael Flynn, su exasesor de seguridad nacional, había conversado con Rusia sobre las sanciones impuestas a ese país y mentido al respecto al vicepresidente Mike Pence, algo que motivó la renuncia de ese funcionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *