Editorial

Un gasto colosal

Como insólitos podríamos calificar los datos del informe de 182 páginas del Instituto de Política Inmigratoria (MPI) en lo referente al dinero gastado por Estados Unidos en hacer cumplir las leyes migratorias en comparación con lo gastado en combatir otros delitos.

siluetaEl informe indica que en el año fiscal 2012, EE.UU. gastó cerca de 18.000 millones de dólares (18 billones aquí) en medidas policiales contra la inmigración ilegal, aproximadamente un 24% más de lo que gastó en el resto de las demás agencias policiales federales, incluidas la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) y el Servicio Secreto.

Estos gastos son muy importantes y se deben tener muy en cuenta en momentos que se continúa hablando del “Abismo Fiscal”, pues aunque se llegó a un acuerdo temporal el 1º de enero de este año, sabemos que esto sólo fue un corto aplazamiento hasta marzo. El riesgo de descalabro fiscal se aplaza dos meses y los partidos deberán seguir negociando sobre el techo de gasto. En este aspecto, las cosas están lejos de terminar. Seguramente desde ya se planean por parte de ambos partidos nuevos debates en el congreso, que de no llegarse a un acuerdo definitivo, podría tener graves consecuencias en el campo económico, especialmente para las clases menos favorecidas. Aunque para ser franco, en todo caso habrá acuerdo porque “los estadounidenses al final siempre logran acercar posturas y hacer lo que consideran mejor para el país”, seguramente tendremos cierta incertidumbre, pero conseguirán salvar también este tema.

Obama ya ha reconocido que el déficit del país “es demasiado alto” y se ha declarado “completamente abierto” a un compromiso para reducirlo, pero de forma “equilibrada”. Este acuerdo logrado para evitar el abismo fiscal supone, dicho sea de paso, en todo caso una victoria para el presidente Barak Obama.

Por primera vez en veinte años, el Congreso estadounidense autorizó con el apoyo de ambos partidos una subida de impuestos para los más ricos. En total, supone en diez años una recaudación de 620.000 millones de dólares o sea un promedio de 62.000 millones de dólares por año.

Ahora, mirando lo gastado por el gobierno por frenar la inmigración ilegal, $18, 000 millones de dólares en el 2012, claramente vemos aquí un monto importante de dónde hacer recortes y contribuir a la disminución de taxes así sea a los que más ganan, ellos también tienen derecho a un “beneficio” fiscal. Definitivamente este es un rubro supremamente importante de donde se debería pensar echar mano para hacer recortes.

La colosal cifra de gastos empleada en controlar la inmigración ilegal, $18,000 millones de dólares, según el MPI, seguramente contribuye de alguna manera al endeudamiento de la nación y sólo por colocarle un freno a los inmigrantes que vienen aquí (a la gran mayoría de ellos) a trabajar y hacer más grande esta nación. Eso realmente no cabe en la mayoría de las cabezas.

La gran parte de estos dineros deberían canalizarse en educación y en inversión en los países vecinos para crear fuentes de trabajo que seguramente sí evitarían que tanta gente siga viniendo aquí en busca del cada vez más raro sueño americano. Si analizamos cuál es la razón que más ha contribuido en la disminución del flujo migratorio a Estados Unidos durante los últimos 3 años, seguramente la respuesta tocaría la situación económica del país, enmarcada dentro de una gran recesión y de la cual aún estamos saliendo lentamente.

¿Quién quiere venir a un país donde la consecución de trabajo se dificulta hasta para los ciudadanos e inmigrantes con permiso de trabajo? La economía regula el flujo migratorio y estos últimos años han sido muy difíciles para este país y para la gran mayoría del mundo. El nuevo informe indicó que la nación gasta más dinero en el control de inmigración, que en todos los recursos combinados de las agencias que supervisan el cumplimiento de la ley. Entre ellas, la DEA, FBI, US Marshals y ATF. En total, el gasto de las cuatro, fue de 14.400 millones de dólares.

La Administración Obama ha sido objeto de fuertes críticas sobre las medidas policiales contra la inmigración ilegal. En el año fiscal 2012, el gobierno deportó a 409.849 personas, según el ICE.

Desde 1986, cuando el gobierno puso en marcha una “amnistía” para los indocumentados, este país ha gastado unos 186.800 millones de dólares en medidas policiales contra la inmigración ilegal, según el documento titulado “Aplicación de la ley en Estados Unidos: el surgimiento de una maquinaria formidable”. Esta cifra constituye cerca de una tercera parte de lo que busca el gobierno ahorrar dentro de los próximos diez años para bajar el déficit del país.

El aumento de recursos ha incluido “incrementos drásticos” para la Patrulla Fronteriza, que ha duplicado su número de agentes en los últimos siete años, hasta alcanzar los 21.370 oficiales.

El informe del MPI, de 182 páginas, fue divulgado en unos momentos en que la Administración de Barack Obama y el Congreso se preparan para reactivar el debate sobre una posible reforma migratoria que ayude a regularizar a los once millones de indocumentados que viven en este país. La mayoría de los republicanos, sin embargo, sigue oponiéndose a medidas que, a su juicio, “premian” a quienes violan las leyes al entrar ilegalmente al país.

El presidente ha prometido que impulsará la reforma migratoria poco después de su investidura para su segundo y último mandato, el próximo 21 de enero.

El Director
Jairo Vargas
Latino News, LLC

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top
Translate »